Un proyecto: Capítulo 1, El Duelo

Solo relatos literarios.

Moderadores: takelu, Alier-mim, Umli

Un proyecto: Capítulo 1, El Duelo

Notapor Lazaro » Vie Oct 03, 2008 9:25 pm

Hola, soy un fan acérrimo de la saga de Tramórea, pero nunca me había a decidido a registrarme en este foro, a pesar de haber estado leyéndolo durante algo más de un año. Bueno, pues ya me registré y voy a postear para pedir una pequeña opinión de quien tenga la bondad de leer el primer capítulo de algo que ojalá llegase a libro. Lo empecé en verano y llevo algo más de cinco capítulos. es de fantasía mezcladas con pinceladas de mitología, sobre todo bíblica. A mis amigos les ha gustado y espero que a vosotros también. A quien le haya gustado le puedo mandar el resto de los capítulos por mensaje privado, si es que no los posteo.Advierto que la trama es muchísimo más profunda y compleja de lo que puede parecer en los primeros capítulos. De paso presentarme y decir que espero participar en este foro con toda la asiduidad que me sea posible. muchas gracias :)



1.El Duelo

A través de la niebla, Eubans sólo veía su sombra.
El terreno era firme, y se sentía cálido bajo los pies. La tensión del momento provocaba que Eubans sudara bajo la ornamentada capa doble que portaba con elegancia. Todos sus sentidos estaban en alerta, y aun así parecía que la niebla pareciera más espesa a medida que pasaban los segundos.
De repente, la niebla se disipó parcialmente dejando despejado un pequeño espacio de unos cinco metros de radio. Y Eubans supo que ahora empezaba todo. Hizo lo posible por escuchar la respiración de su contrincante, con el fin de localizarla, pero, para su desgracia, su oponente era tan silenciosa como él, y no estaba dispuesta a proporcionarle ninguna ventaja.
Ambos comenzaron su letanía al unísono.
“Rea-Sun asterai, Zandril corp, monq’ue rai’lam”
“Vay’lla estrea, geila faurex, Jega kiammu’yam”
Las invocaciones de ambos contrincantes surtieron efecto. Eubans contempló satisfecho cómo aparecía ante él el espíritu que había invocado para el duelo. Cuando el intercambio de energías mágicas hubo terminado, en el claro se erguía imponente una figura encapuchada y enfundada en una amplia túnica beige que portaba majestuosamente y en una posición defensiva dos sables curvos que refulgían como dos relámpagos, soltando chispas al contacto con el aire. La invocación del Ermitaño Boreal había sido todo un éxito.
Sólo quedaba por ver qué invocación había escogido ella para comenzar el duelo.
Frente al Ermitaño se comenzó a desdibujar la silueta de un personaje de semblante serio armado con una alabarda tan larga como su misma figura. Iba ataviado con una armadura ligera que dejaba al descubierto sus brazos y su torso. La única protección que llevaba en la cabeza era una cinta alrededor del cráneo afeitado que coronaba un rostro curtido por interminables batallas. Así fue como la oponente de Eubans había invocado al temible Monje Estepario.
Los dos invocados se estudiaron mutuamente, pensando posibles estrategias para derrotar al contrario y buscar sus puntos débiles. A continuación, rodearon el perímetro del claro mirándose fijamente, atentos a cualquier movimiento que el enemigo pudiera hacer.
El Monje Estepario se abalanzó contra el Ermitaño Boreal, con la intención de incrustar su lanza en el pecho de su enemigo, pero fracasó. El Ermitaño le esperaba con sus espadas agarradas firmemente en posición horizontal delante de su cuerpo. De esa forma, bloqueó la lanza del Monje y se quedaron en la misma posición luchando en una batalla de fuerza, a la espera de que alguno de los dos flaqueara y no tuviera fuerza suficiente para seguir bloqueando al otro. Por un momento, parecía que el Monje iba a conseguir romper la defensa del Ermitaño, pero en el último momento, éste se escabulló ejecutando una ágil pirueta que lo situó en uno de los laterales del Monje. Aprovechó que éste último había perdido el equilibrio para arremeter con sus espadas hacia él. Pero el Monje recuperó la compostura rápidamente y supo responder al Ermitaño. Los dos se enzarzaron en una frenética danza mortal que era difícil seguir con la vista. El Ermitaño parecía que bailaba, ejecutando paradas y ataques contra la lanza del Monje, intentando desarmarlo, pero éste arremetía contra el Ermitaño haciendo alarde de gran fuerza y velocidad, mientras que el Ermitaño lo hacía con su sutileza, elegancia y precisión en sus estocadas.
Tras casi una hora de lucha ininterrumpida e igualada, llegaron a un punto muerto. Los contrincantes se habían acorralado mutuamente: las espadas del Ermitaño alrededor del cuello del Monje y la lanza de éste apuntando al corazón del Ermitaño.
Por lo tanto, los invocadores no tuvieron más remedio que desinvocarlos y comenzar la lucha directa.
La niebla se disipó por completo y Eubans divisó a su contrincante a una distancia no muy lejana:
-Pensabas que iba a ser más fácil, ¿no, Eubans? Pues ya ves, no todos somos tan incompetentes como tus antiguos compañeros de duelo, deberías decírselo a tu Maestro para que te preparara mejor. Todavía estás a tiempo de retirarte, pues has de saber que soy una de las mejores Hechiceras de Magia Lumínica de toda la Basílica, lo cual te deja en bastante peor lugar, ¿no crees?
-Pues habréis de saber, mi queridísima Tai’Llos, que aun embriagado por vuestra exuberante belleza y sin poner en duda vuestro talento, soy capaz de disipar vuestras lucecitas con cualquier conjuro de mi repertorio, y todo eso gracias a las enseñanzas de mi honorable Maestro, cuyo criterio no deberíais poner en duda –respondió Eubans.
-Cualquier día esa palabrería tuya te pondrá en un serio aprieto –replicó Tai’Llos.
-Y quizá ser tan pretenciosa también lo sea, Tai’Llos –respondió irónicamente Eubans.
-¿Y si dejamos la cháchara para luego, Eubans?
-Entonces sería un duelo muy aburrido, vieja amiga.
-Vaya, no eras tan locuaz ayer por la noche, ¿verdad? –añadió ella guiñándole un ojo.
Se oyó un murmullo parecido a una carcajada, señal de que al público, invisible para los duelistas, le había hecho gracia el comentario de Tai’Llos. Eubans se ruborizó y entornó los ojos fulminando a Tai’Llos con una mirada cargada de odio. “Sabe aprovechar la presencia del público para avergonzarme, pero esta vez no se lo voy a permitir”, pensó Eubans. Tai’Llos era una mujer muy exótica, su larga melena negra despedía una fragancia que aturdía a Eubans, y coronaba un cuerpo esbelto y bien proporcionado de piel negra como el ébano. Y para martirio de Eubans, había escogido para la ocasión una túnica blanca decorada con runas e intrincados detalles que no dejaba lugar a la imaginación. “Me ha vencido en duelo demasiadas veces, es hora de que la derrote, no debo defraudar al Maestro. Tras cinco derrotas ante Tai’Llos, una sexta supondría convertirme en el hazmerreír de toda la Basílica, teniendo en cuenta que supuestamente Tai’Llos está al mismo nivel que yo”. Eubans decidió poner en su lugar a Tai’Llos ante el público antes de comenzar esta segunda fase del duelo:
-No te atrevas a poner en duda mi honor, Tai’Llos, puesto que todo el público aquí presente es conocedor de que yo soy fiel a mis votos; sin embargo, tú te dedicas a decorar tu lecho cada noche con dos o tres acompañantes, ¿o me equivoco?
La carcajada del público hizo retumbar la barrera que delimitaba el recinto del duelo, y la piel negra de Tai’Llos adquirió un matiz rojizo, muestra de su furia.
-¡Ahí te has pasado, Eubans de L’Aiser, y te arrepentirás cuando te venza, mequetrefe! ¡¡¡Dextra kaia!!! –entonó ella dirigiendo las palmas de sus manos hacia Eubans.
Ante ella apareció una lámina de furiosa luz blanca, que se combó hasta hacerse cóncava en dirección a Eubans. Con un discreto movimiento de muñeca, la barrera lumínica se dirigió violentamente hacia él.
“Ha empleado gran parte de su furia en ese conjuro, si me alcanza quedaré casi derrotado”. Haciendo un elaborado gesto con las manos, Eubans pronunció:
-¡Tar-shid hammea!
Ante él surgió del suelo un escudo eléctrico plano decorado en el centro con una especie de estrella anaranjada que levitaba en torno a los rayos que formaban el escudo, alzándose hasta varios metros por encima del suelo y protegiendo a Eubans.”El Blasón de Faurex consume demasiadas energías, pero creo que es lo único que podría detener un conjuro con tanta potencia”. Cuando el ataque de luz de Tai’Llos alcanzó el Blasón de Faurex creado por Eubans, se produjo un sonido que hizo que se estremeciera todo el recinto de duelo. Por unos instantes, el público expectante dudaba que el Blasón resistiera el impacto, pero resistió mientras el agresivo golpe de luz perdía potencia. Cuando el ataque de Tai’Llos se disipó por completo, el escudo cayó hundiéndose de nuevo en el suelo, tal y como había surgido.
Ambos contrincantes se miraron mientras se recuperaban un poco, debilitados parcialmente por tal despliegue de poder. Pero Tai’Llos no iba a dejarle un respiro a Eubans, y comenzó a preparar otro hechizo entonando una rápida salmodia:
-Rauni ohm-pakrham, rauni ohm-lieurth, yaire-laius mirrea cbus…
Eubans no perdió el tiempo y comento a tejer su siguiente sortilegio:
-Osirrhia dassea, tormess-jhun, sandreg-gai malandre rhum…
El hechizo de Eubans se completó antes que el de Tai’Llos, y el recinto de duelo quedó cubierto por una densa capa de nubes cargadas eléctricamente, que despedían violentos rayos de forma aleatoria sobre la zona donde se movía Tai’Llos, obligándola a desplazarse continuamente y desviando parcialmente su concentración. Además le confería otra ventaja a Eubans, ya que al oscurecer el recinto, facilitaba la visión de los luminosos conjuros de Tai’Llos, ayudándole a esquivarlos. “El Maestro Jesspai se sentiría orgulloso de mi elección”, se dijo Eubans satisfecho. Unos segundos después, Tai’Llos terminó su letanía y aparecieron repartidos por toda la zona unos espejos rectangulares que reflejaban la luz en todas direcciones. Eubans se sintió perdido y un poco desorientado ante tanta imagen reflejada. En una ocasión, uno de los relámpagos emitidos por la tormenta se estampó contra uno de los espejos y se reflejó, rebotando sucesivamente en varios espejos hasta lanzarse violentamente sobre Eubans, pero éste, instruido en el Arte de la Magia Eléctrica tanto teórica como prácticamente, supo calcular en décimas de segundo dónde se reflejaría el rayo, y cuando estuvo a escasos metros de su cuerpo, alzó elegantemente los dedos índice y corazón hacia el rayo, que fue absorbido por su mano y acumulado ahí, mientras Eubans mantenía el gesto conteniendo el poder eléctrico del relámpago. Dirigió su mano en la dirección que le pareció conveniente y soltó el rayo que, con su potencia amplificada, destrozó los espejos que encontraba a su paso produciéndose un sonido estrepitoso al caer todos los fragmentos de cristal sobre el suelo del recinto de duelo. Cuando el rayo perdió toda la potencia se disipó en el ambiente dejando a su paso una estela de cristales rotos.
Pero Tai’Llos no se iba a dar por vencida tan fácilmente, y menos aún sin haberla dañado, aunque admitió para sí que el chico lo estaba haciendo notablemente mejor que otras veces.
Varios rayos más se reflejaron en el campo de espejos, y todas esas veces Eubans los absorbió y redirigió destruyendo varias decenas de los espejos conjurados por Tai’Llos, sin darle tregua. Eubans no tenía ni un minuto de descanso, y Tai’Llos se dedicaba a moverse entre el recinto sembrado de espejos reconstruyendo los destrozados mágicamente, aunque no al mismo ritmo al que Eubans los destrozaba. Tras varios minutos de reparación inútil, Tai’Llos lo dio por perdido y dejó de repararlos justo en el momento en el que la tormenta perdió fuerza y dejó de emitir descargas. El campo estaba sembrado de cristales rotos y quedaban en pie alrededor de una docena de ellos que estaban enteros, o como mínimo, en pie. Entonces Tai’Llos, dispuesta a vencer rápidamente a Eubans, rugió:
-¡¡¡Xaullia Lhuminaria!!!
Comenzó a ejecutar extraños y complicados gestos con los dedos de las manos, iluminadas de un blanco cegador. Luego las alzó hacia arriba, donde se comenzó a formar un enjambre de lucecitas que orbitaban las palmas de la maga. Cuando bajó las manos, las luces adquirieron una velocidad de vértigo y salieron disparadas en todas direcciones, rebotando en los pocos espejos que quedaban pero adquiriendo más fuerza al hacerlo. Eubans iba absorbiéndolas sin un minuto de descanso, asediado por la velocidad de aquellas partículas. Varias veces erró en su cálculo y algunas luces impactaron en su cuerpo produciéndole un dolor agudo y lacerante. Cuando no pudo más, cayó al suelo desplomado.
-Vaya, vaya, así que aquí nuestro amigo el honorable mago ha sucumbido a mis luminarias… Levántate y ríndete con dignidad, Eubans, no te quedes tirado ahí en el suelo entre cristales rotos –proclamó Tai’Llos con una gran sonrisa en los labios.
Con gran esfuerzo Eubans se levantó tambaleándose y sangrando debido a los cortes y las heridas que le habían producido los cristales rotos y las partículas lumínicas.
Miró fijamente a Tai’Llos y dijo:
-No pongo en duda tu gran talento en la Magia Luminosa, Tai’Llos, y sobre todo después de este despliegue de poder. Por tanto, me inclino ante ti como muestra de sumisión y admiración por tu destreza.
Con gran galantería hizo una exagerada reverencia ante la maga, mientras que con la mano derecha apuntaba a un espejo que había quedado detrás. Con gran furia exclamó:
-¡¡¡Zatter Lhuminaria Tua!!!
Entonces, toda la energía acumulada por las luminarias absorbidas del ataque de Tai’Llos fue liberada hacia el espejo que tenía detrás Eubans, rebotó y pasó por encima de él, dando de lleno a Tai’Llos, que estaba convencida de su victoria.
Se oyó una voz por encima de todos:
-¡Tai’Llos de la Escuela Lumínica de la Basílica ha sido vencida por Eubans de L’Aiser de la Escuela del Rayo!
El público estalló en vítores y aplausos, y Eubans se sintió el hombre más afortunado del Mundo Superior. Pero el momento de gloria duró poco, ya que un oficial de la Basílica se acercó a Eubans sigilosamente:
-Eubans, tienes que venir a la Capilla Secunda, hay problemas con tu hermano…
Lazaro
Nuevo por aquí
 
Mensajes: 6
Registrado: Vie Oct 03, 2008 9:16 pm

Re: Un proyecto: Capítulo 1, El Duelo

Notapor Cirhian » Sab Oct 04, 2008 12:38 am

¡Está muy bien! Me ha gustado mucho, una lectura amena y muy interesante. Además, parece que sabes manejar bien la ación de los personajes. Me alegro de ser el primero en darte la bienvenida :) .
Espero que te pases por el foro de vez en cuando y pongas más capítulos, que les tengo ganas ;)
"Lucha por aquellos que has perdido, y por aquellos que no quieres perder"
Avatar de Usuario
Cirhian
Gran Maestre
Gran Maestre
 
Mensajes: 1200
Registrado: Vie Jul 21, 2006 2:39 am
Ubicación: Nirvana

Re: Un proyecto: Capítulo 1, El Duelo

Notapor Lazaro » Sab Oct 04, 2008 1:35 pm

Muchas gracias por el comentario. En breve postearé el siguiente capítulo. Por favor, me gustría recibir críticas constructivas acerca de mi escritura, me ayudaría mucho. Espero que sigáis comentando :D
Lazaro
Nuevo por aquí
 
Mensajes: 6
Registrado: Vie Oct 03, 2008 9:16 pm

Re: Un proyecto: Capítulo 1, El Duelo

Notapor Spartan George » Dom Oct 05, 2008 7:51 pm

está muy bien, pero ya que has pedido críticas "constructivas", quería puntualizar un par de cositas.
Lazaro escribió:y aun así parecía que la niebla pareciera más espesa

¿no tiene mucho sentido la frase, no crees? Quizá deberías decir "parecía que la niebla se volvía más espesa" o algo así.
Otra cosita, cuando luchan el Ermitaño y el Monje, me parece que repites mucho sus nombres, sobre todo el del Ermitaño al final. Intenta sustituirlos por otras palabras para darle mayor ritmo al texto.
Por último, aunque está muy bien, yo no te recomendaría terminar así el capítulo. Pasaría las tres últimas frases al siguiente capítulo, haciendo que el primero termine con la proclamación de Eubans como vencedor.
Dicho esto, nada más. Un saludo, y bienvenido al foro.

P.D.: qué casualidad, tú y yo compartimos nombre, Lazaro :wink:
Tarimán dheios ghalkéus
en tais Pratus bhloxí bhriktu
ten aidhus mághairan eghálkeusen.


http://www.rockritico.blogspot.com

http://www.yomebebotubatido.blogspot.com

http://www.plumarota.blogspot.com
Avatar de Usuario
Spartan George
Maestro Mayor
Maestro Mayor
 
Mensajes: 695
Registrado: Sab Feb 03, 2007 2:00 pm
Ubicación: En las estepas de Maitmah, debajo de Menipe. ¡Ayuda!

Re: Un proyecto: Capítulo 1, El Duelo

Notapor Cirhian » Dom Oct 05, 2008 8:50 pm

jejeje, bueno, ya que lo menciona George-Lázaro (xD), también hay demasiadas repeticiones de algunas otras palabras, como niebla al principio. Mejor usar un par de sinónimos (sin rebuscar mucho, que si no puede distraer la atención del lector).
"Lucha por aquellos que has perdido, y por aquellos que no quieres perder"
Avatar de Usuario
Cirhian
Gran Maestre
Gran Maestre
 
Mensajes: 1200
Registrado: Vie Jul 21, 2006 2:39 am
Ubicación: Nirvana

Re: Un proyecto: Capítulo 1, El Duelo

Notapor Lazaro » Lun Oct 06, 2008 7:40 pm

Muchas gracias!! Pues tenéis razón, debería seguir vuestros consejos. Sin embargo, el final me gusta dejarlo así. Lo demás lo cambiaré. Bueno, aquí están los dos siguientes, que son algo más cortos. Los próximos los mandaré por mensaje privado a los que quieran leerlos.

P.D.: Pues, aunque me gustaría, no me llamo Lázaro. Pero el nombre me encanta XD. Considérate afortunado.


2. ¡Cuidad a Eva!

Eubans de L’Aiser salió del recinto de duelo con el corazón en un puño. Atravesó apresuradamente el pasillo de bóveda de cañón que unía el recinto de duelo con el resto de la Basílica. Era bastante largo, ya que estaba construido con el objetivo de prevenir a la Basílica de ataques de espíritus invocados por los magos que se batían en duelo y cuyo control se les había ido de las manos. En otras circunstancias se habría parado en contemplar los frescos que decoraban los laterales del Pasillo de los Tropiezos, como lo llamaban, ya que el suelo pulimentado, a ciertas horas de la mañana, resultaba traicionero a los magos que lo atravesaban a gran velocidad para que no les resultara tan largo, o simplemente porque tenían prisa. Aquellos frescos representaban escenas de antiguas batallas, héroes olvidados y figuras sagradas cuyas imágenes habían sido ricamente ornamentadas, ya sea para que sus divinas figuras se viesen resaltadas o simplemente para que hicieran juego con la opulencia del resto del Pasillo.
El feroz viento que entraba por los resquicios del pasillo hacía ondular la capa doble que llevaba Eubans. Era alto, delgado pero fuerte y su pelo corto de color arena hacía juego con sus ojos color miel. De facciones serias y firmes, su rostro era siempre una máscara de seriedad y responsabilidad, aunque se permitía algunas de las licencias que le estaban permitidas por su rango: Investigador Aprendiz de la Sección de Magia del Rayo. Estaba a cargo del Maestro Jasspei, un Mago Aéreo de gran reputación en su campo, y Eubans se sentía honrado de ser su aprendiz. Y lo demostraba cada día más, haciendo grandes avances y no defraudando nunca a su Maestro durante las sesiones prácticas de Magia del Rayo. La última alegría que le dio a Jasspei fue la ejecución exitosa de su última creación: el Blasón de Faurex. “Cuando el Maestro sepa que el Blasón ha sido uno de los responsables de mi victoria contra Tai’Llos, no tendrá más remedio que aceptarme como Investigador Oficial, ¡y podré acceder a la Biblioteca de la Capilla Cuadra, donde se guarda la información sobre todos y cada uno de los conjuros creados por los Maestros de todos los tiempos!”, pensó ambiciosamente Eubans.
Sin embargo antes tenía un asunto pendiente de resolver.
Tras casi diez minutos de caminata, el Pasillo de los Tropiezos llegó a su fin, dando lugar al Vestíbulo de la Capilla Tercia, la Capilla dedicada a la Investigación Mágica y que hacía de vínculo con los campos de duelo y el resto de la Eterna Isla Hauret, donde se encontraba la Basílica. El nombre de la isla de debía a su estado de impasibilidad estática, es decir, que a pesar de que los continentes cambian, y con ello la ubicación de las tierras y los mares, la Eterna Isla Hauret nunca cambiaba de lugar, estaba fija como una chincheta en la faz del planeta. Además era inexpugnable, ya que se situaba a varios centenares de metros sobre el nivel del mar, y las murallas de la Basílica no eran precisamente delgadas. Todo ello contribuía a que los recién llegados siempre sufrían mal de altura, y en algunos casos claustrofobia, aunque paradójicamente la Basílica era uno de los edificios más amplios del Mundo Superior.
La estructura principal de la Basílica consistía en dos ejes que se cruzaban perpendicularmente, y en cuyos extremos se habían edificado hace tantos años que nadie puede recordarlo (e incluso hay gente que piensa que ya estaba allí en el día de la Creación) las Cuatro Capillas: la Capilla Prima, donde se sucedían los acontecimientos más grandiosos y los eventos más importantes y de mayor trascendencia del Mundo Superior, la Capilla Secunda, encargada de servir de hospital y centro de la Investigación de Magia Curativa y Paliativa, la Capilla Tercia, encargada de la Investigación y Formación de magos en todas las variantes de Magia Elemental; y por último, la Capilla Cuadra, centro de estudio de eruditos, sabios y aprendices aventajados, donde se concentraban todos los libros, pergaminos y documentos de temas variadísimos. En el cruce de los ejes se encontraba el Altar Supremo, hogar de la Basilea y lugar de reunión de todo el Basilicado, donde se proclamaban los edictos y anuncios que competían a todos los miembros de la Basílica y donde los residentes podían encontrar paz espiritual y un lugar para la meditación y la religión.
Debido a su puesto de Investigador, Eubans se pasaba la mayor parte del día en la Capilla Tercia, excepto cuando tenía que examinarse, en cuyo caso lo hacía en el Patio de las Nubes, en lo alto de la Torre Ambarina; o cuando hacía un trabajo de campo con el maestro Jasspei.
Pero en aquella ocasión, la Capilla Secunda era su objetivo. Eubans se bebió la gran escalinata del Vestíbulo hasta llegar al piso más alto de la Capilla Tercia, donde le esperaban las Terrazas de Eiala. Allí se dirigió con el corazón a mil por hora al Puente Sandeur, y lo logró cruzar tras haberse chocado de frente con varios transeúntes, recibiendo algún que otro insulto.
Por fin llegó a la Capilla Secunda. Pasó de largo a través del Centro de Enseñanza de Magia Curativa y llegó al hospital. En la puerta de una de las innumerables cámaras del hospital de la Cámara Secunda le esperaba el Clérigo Tasstei.
-¿Está aquí mi hermano? –Preguntó de manera inquisitoria Eubans, chorreando en sudor y jadeando por el cansancio de haberse recorrido casi media Basílica a trote-. ¿Qué ha pasado?
-Entra deprisa Eubans, ha despertado y está gritando y balbuciendo incoherencias. Además está intentando levantarse de la cama y está muy agresivo. Será mejor que intentes calmarle, cuando estás tú acompañándole se tranquiliza mucho –explicó Tasstei.
-De acuerdo –asintió preocupado Eubans.
-Aprus haimadea… -entonó lacónico Taisstei.
La puerta de la cámara donde se hallaba el hermano de Eubans se abrió y Eubans se encontró con un panorama desolador. Su hermano estaba encaramado a lo alto de un armario blandiendo una lámpara de aceite mientras sesgaba el aire con ella amenazadoramente hacia una sirvienta aterrorizada que se acurrucaba en el extremo opuesto de la habitación.
-¡Sal, Allea!, ¿Te ha hecho algo?
-No, señor de L’Aiser, pero está muy violento.
Eubans no tuvo que insistir mucho para que Allea saliera de la habitación murmurando comentarios como “No me pagan para esto” o “Me tienen que endosar a mí el enfermo más extraño de todos”. Eubans los ignoró, pero se apuntó mentalmente cambiar de enfermera para su hermano. Se acercó al armario donde se encontraba su hermano con una expresión ausente e histérica e intentó convencerlo de que bajara:
-¡Sami, soy yo, tu hermano! ¡Baja, por favor, no pasa nada, yo estoy aquí y no te va a pasar nada! –rogó desesperadamente Eubans.
-¡¡¡¡¡¡¡¡No puedo, van a venir… no pueden encontrarla…yo…no!!!!!!!!!
-¡Sami, cálmate no viene nadie, aquí estamos solo tú y yo, y estamos a salvo en la Basílica! –Eubans no sabía ya que hacer, ya que un movimiento violento podría hacer que su hermano Sami se pusiese nervioso y cayera del armario.
-¡¡¡Están aquí!!!¡¡¡Tú no lo comprendes, hermano…..avisa a madre, no pueden llegar, lo estropearán todo!!! Yo os avisé….ellos iban a venir tarde o temprano….todo indicaba a ello… no me hicisteis caso….y yo…..no….¡por favor!...ayudadme…. no os confiéis…son todos unos traidores y no os quieren…todo es una mentira y vais a pagar por ello –repentinamente entornó los ojos como si viera algo a lo lejos, tiró el candelabro que sujetaba y comenzó a bajar del armario a toda velocidad, sorprendiendo a Eubans por la fuerza que mostraba aun estando enfermo.
- ¿Qué quieres que le diga a madre? Sabes que siempre está muy ocupada y que no puede disponer de mucho tiempo para nosotros, ¡pero yo estoy contigo y no tienes nada que temer, aquí no viene nadie ni estamos en peligro! Lo único que tienes que hacer es descansar y ponerte bien. Te prometo que haré lo posible por que te haga una pequeña visita pero tienes que prometerme que vas a estar en la cama y no vas a hacer enfadar a Tasstei, ¿de acuerdo?
-¡¡¡Noooooooo!!! ¡Ya vienen a por mí y no vais a hacer nada para impedirlo! –Sami se subió a la cama que había junto a una de las paredes de la habitación y se paró junto a la pared como si estuviera acorralado-. ¡Tenéis que hacer lo posible por que no la vean! ¡Escondedla, que no la encuentren porque estaremos…estaremos perdidos sin ella! –de repente comenzó a desvanecerse tambaleándose pero sin perder la mirada desesperada que clavaba a su hermano. ¡¡¡¡¡Cuidad a Eva, hermano!!!!! ¡¡¡Cuidadlaaa!!! –se desmayó y comenzó a respirar entrecortadamente *** la boca ansiosamente intentando decir algo.
-Hermano, no sé quien te haría esto, pero no sabe el daño que le está haciendo a esta familia… -Eubans salió melancólicamente de la habitación cerrando la puerta con cuidado para no sobresaltar a su hermano.
3. Senoy, Sansenoy y Semangelof.

<<El chico no sabe nada>>.
La voz de Senoy retumbaba por toda la sala. Sentado en su trono, resplandecía majestuosamente con una luz que recorría todos los rincones del lugar donde se encontraban él y su hermano Sansenoy. Su forma de sentarse era elegante y mantenía siempre el cuerpo rígido sobre el asiento, como si estuviera pegado a él. En cierta manera, el vínculo que mantenía con su trono era muy especial. Desde que fue creado, tano él como sus hermanos, habían sido vinculados a esos tronos, y cuando estaban allí era como si se sintiesen completos y poderosos, una sensación profundamente satisfactoria para seres como ellos. Sobre los brazos del trono Senoy reposaba sus brazos, haciendo que su túnica azul oscuro cayera desparramada sobre los laterales del asiento. Con ambas manos portaba Senoy su flamante guadaña Estrella, forjada durante la Creación con metales extraños procedentes de galaxias lejanas. El mango, decorado con grabados metálicos y runas mágicas extrañas, estaba frío al tacto, y sobre él se acoplaba la hoja de la guadaña. Medía aproximadamente un metro de largo, y despedía destellos irisados al someterse a la luz. Era tan afilada que la hoja en el extremo se hacía tan fina que escapaba a la vista, y la curvatura de la misma sobre el mango era cuanto menos soberbia.
<<Era de esperar, todo lo referente a ella y la relación con su hermano ha sido celosamente confidencial para todos los que están metidos en esto>>. A la derecha de Senoy, el trono de Sansenoy se erguía imponente sobre las losas del suelo, haciendo que incluso éstas, que reverberaban debido al poder presente en aquella sala, se estremeciesen. El trono, ricamente ornamentado, de igual manera que el de Senoy, reflejaba la luz que provenía de la lanza de Sansenoy, Cometa, cuyo diseño no era menos detallado que el de Estrella. El mango era bastante parecido al de Estrella, aunque en este caso el metal era dorado y brillante. La punta, cuyo extremo no era más fino que el volumen de un átomo, refulgía frente a Sansenoy con violencia, dando un matiz anaranjado su túnica gris.
<<¿Realmente es tan importante el chico como para mantenerle alejado de esto? Creí entender que el Guardián era su hermano>>, preguntó Senoy depositando a Estrella en su regazo.
<<Y así es, Hermano Senoy, mas es preciso no correr riesgos. Te recuerdo que en el pasado nos han costado muy caros>>.
<<Tienes razón, pero te recuerdo que el origen de todos nuestros fracasos reside en la capacidad de nuestro Hermano Semangelof para meterse en asuntos que no le atañen>>, inquirió Senoy, molesto.
<<Precisamente por eso te he mandado llamar, Senoy, porque pretendo que no se vuelva a repetir lo mismo. Nuestro hermano sabrá lo justo y necesario, y en el caso de que llegue a conocer la verdad, ya será demasiado tarde, porque nuestro objetivo se verá cumplido y a ojos de Dominus habremos cumplido exitosamente la misión por la que fuimos creados por Él>>, añadió Sansenoy secamente.
<<Entonces a eso te referías cuando afirmabas que nuestro silencio le beneficiaría tarde o temprano>>, dijo Senoy tras un momento de silencio.
<<Exacto, Hermano, por consiguiente nos lo tendrá que agradecer en el futuro… si Dominus no se entera y decide librarse de él>>, agregó Sansenoy mirando irónicamente a su hermano y haciendo un gesto macabro con Cometa.
<<¿Desde cuando ha sido Dominus tan cruel, Hermano Senoy?>>, preguntó sarcásticamente Sansenoy.
<<¿Crees que podría atreverse a usar el Ehyeh-Asher-Ehyeh? La última vez que utilizó aquel magnífico poder le costó la pérdida de la Fortaleza, y no creo que se pueda permitir otro lujo como aquél>>, explicó Senoy encogiéndose de hombros.
<<Te olvidas de algo, Senoy. La primera vez que Dominus hizo uso del Ehyeh-Asher-Ehyeh perdió su Shekinah, y eso pasó hace tanto tiempo que ni Ella puede recordarlo. Y como tú bien dices, la segunda vez su Fortaleza fue tomada mediante un largo asedio tras perder su invulnerabilidad. Por ello, la mayoría de nosotros opina que si osa recurrir a él una tercera vez, quedará expuesto del todo, al quedarse sin el título de Avinu Melkeinu. Sin embargo, yo tengo otra teoría: Dominus todavía está a tiempo de recuperar la Fortaleza>>, dijo Sansenoy tras reclinarse en su asiento mostrando una expresión de gran satisfacción ante su deducción.
Senoy, aturdido por la revelación de su hermano, preguntó: <<Pero… ¿cómo?>>.
<<Pues en realidad es muy sencillo: Dominus ha ubicado la Tzur en el Mundo Superior, como lo llaman ellos>>.
<<¿¡La Tzur!?, ¿La Roca de Israel?, pero si fue destruida durante la Creación, eso es imposible, Sansenoy, la Eternidad te está afectando la razón>>, respondió incrédulo Senoy.
<< En realidad allí todavía no ha llegado, pero te aseguro que Nuestro Señor la envió allí. De todas formas lo verás con tus propios ojos cuando la veas llegar>>, asintió convencido Sansenoy.
<<Pero, entonces, la llegada de la Tzur nos perjudicará>>, dedujo Senoy preocupado.
<<Me ofendes, hermano, y subestimas mis capacidades estratégicas. Verás, antes de la llegada nosotros estaremos completamente seguros. ¿Cómo pensabas que iba a contar Dominus con nosotros sabiendo que la llegada de la Tzur nos destruiría? Para eso tenemos a nuestro útil hermano Semangelof que le otorgará más poder a Eubans, el hermano del Guardián, y por supuesto, haremos que las acciones de éste, nos beneficien a los tres>>.
<<Sin ti no seríamos lo mismo, Sansenoy. Gracias a tu inteligencia, mi influencia y el poder de Semangelof, la Tríada permanecerá Eterna>>, observó Senoy.
<<La Tríada permanecerá Eterna…>>
<<Eterna…>>
Lazaro
Nuevo por aquí
 
Mensajes: 6
Registrado: Vie Oct 03, 2008 9:16 pm

Re: Un proyecto: Capítulo 1, El Duelo

Notapor Lazaro » Lun Oct 06, 2008 7:42 pm

Lo siento por el fallo que he tenido con el doble mensaje, pero no sé cómo borrarlo.
Lazaro
Nuevo por aquí
 
Mensajes: 6
Registrado: Vie Oct 03, 2008 9:16 pm

Re: Un proyecto: Capítulo 1, El Duelo

Notapor Spartan George » Mar Oct 07, 2008 8:15 pm

muy buenos, casi mejores que el primero
me han gustado mucho, y me parece que están mejor escritos
a mí si me gustaría que me pasases los siguientes capítulos

un saludo, SG

P.D: "SG" es Spartan George, lo digo para que nadie pregunte :)
Tarimán dheios ghalkéus
en tais Pratus bhloxí bhriktu
ten aidhus mághairan eghálkeusen.


http://www.rockritico.blogspot.com

http://www.yomebebotubatido.blogspot.com

http://www.plumarota.blogspot.com
Avatar de Usuario
Spartan George
Maestro Mayor
Maestro Mayor
 
Mensajes: 695
Registrado: Sab Feb 03, 2007 2:00 pm
Ubicación: En las estepas de Maitmah, debajo de Menipe. ¡Ayuda!

Re: Un proyecto: Capítulo 1, El Duelo

Notapor Cirhian » Mar Oct 07, 2008 11:08 pm

Uy, menos mal, ya me estaba imaginando algo lascivo y homosexual de ti :)

Yo me leí ayer el capítulo, pero no tuve tiempo de postear, y he de decir que me ha gustado mucho, es una historia que promete y el concepto magia-religiosa me atrae, aunque creo que hay trozos de la conversación entre Senoy y Sansenoy muy confusas, que seguro que mas adelante conoceremos (espero) pero a veces cuesta de seguir.
Si puedes mandame los capitulos ;)
"Lucha por aquellos que has perdido, y por aquellos que no quieres perder"
Avatar de Usuario
Cirhian
Gran Maestre
Gran Maestre
 
Mensajes: 1200
Registrado: Vie Jul 21, 2006 2:39 am
Ubicación: Nirvana

Re: Un proyecto: Capítulo 1, El Duelo

Notapor Lazaro » Mié Oct 08, 2008 3:11 pm

Muchas gracias. Pues a mí también me atraía mucho la magia-religión, pero todavía no he leído ningún libro que lo plasme bien (si conocéis alguno, decídmelo, me gustaría leerlo). Repito que mi historia está basada en gran parte en la mitología bíblica, sobre todo en el Antiguo testamento, que es el más mitológico y por decirlo de alguna manera "mágico". Y el capítulo de Senoy es muy confuso, pero precisamente ese es su propósito: dar misterio pero sin desvelar nada, ofreciendo una visión general de a lo que puede llegar la historia. En cuanto pueda os sigo mandando capítulos (pero todavía voy por el sexto, segundo de bachillerato es muy duro, espero que podáis perdonadme T_T).
Lazaro
Nuevo por aquí
 
Mensajes: 6
Registrado: Vie Oct 03, 2008 9:16 pm

Re: Un proyecto: Capítulo 1, El Duelo

Notapor Lazaro » Lun Oct 20, 2008 7:11 pm

Lo siento por tardar, pero es que se me ha estropeado internet y no he podido postear ni enviar capitulos. De todas formas parece que va para largo, así que a lo mejor tardo algo más en mandarlos. Si alguien no los ha leido y quiere comentar o criticar algo de lo posteado, por favor que lo haga, me gustaria mejorar mi escritura. gracias
Lazaro
Nuevo por aquí
 
Mensajes: 6
Registrado: Vie Oct 03, 2008 9:16 pm

Re: Un proyecto: Capítulo 1, El Duelo

Notapor Spartan George » Lun Oct 20, 2008 8:12 pm

yo ya he leído, comentado y criticado :)
esperamos impacientes...
Tarimán dheios ghalkéus
en tais Pratus bhloxí bhriktu
ten aidhus mághairan eghálkeusen.


http://www.rockritico.blogspot.com

http://www.yomebebotubatido.blogspot.com

http://www.plumarota.blogspot.com
Avatar de Usuario
Spartan George
Maestro Mayor
Maestro Mayor
 
Mensajes: 695
Registrado: Sab Feb 03, 2007 2:00 pm
Ubicación: En las estepas de Maitmah, debajo de Menipe. ¡Ayuda!

Re: Un proyecto: Capítulo 1, El Duelo

Notapor Alkia » Sab Dic 06, 2008 12:21 am

como siempre, la última para todo... bienvenido Lázaro!!!
reconozco que, en general, me ha gustado más el primer capítulo que los otros, a pesar de que el segundo y el tercero están mejor escritos. La verdad es que el binomio magia-religión no es de mis favoritos, pero nunca está de más un planteamiento original.
Una pregunta... ¿POR QUÉ NO TE HAS PRESENTADO AL CONCURSO????
no es por parecer borde... pero seguro que tanto SG (jejeje) como yo habríamos agradecido más competencia.
Besos,
nos leemos.
YA PASÓ LA HORA DE LAS LÁGRIMAS, LLEGÓ LA HORA DE LA VENGANZA.- MARÍA, REINA DE ESCOCIA
Avatar de Usuario
Alkia
Ibtahán
Ibtahán
 
Mensajes: 194
Registrado: Mar Ago 14, 2007 11:28 am
Ubicación: Zizurkil City

Re: Un proyecto: Capítulo 1, El Duelo

Notapor Spartan George » Dom Dic 07, 2008 9:55 pm

noooooo, que va, yo no agradezco más competencia. Por que sé que si se presenta alguien más ya quedaría último, y cuando somos dos, pues no importa mucho, pero si somos más... sería penoso para mí :D :D :D
Es broma, me habría gustado que participase alguien más. A ver si para la próxima...

un saludo, SG

P.D: por favor, echad un vistazo al tema Tertulia. Necesito ayuda urgente con una cosita...
Tarimán dheios ghalkéus
en tais Pratus bhloxí bhriktu
ten aidhus mághairan eghálkeusen.


http://www.rockritico.blogspot.com

http://www.yomebebotubatido.blogspot.com

http://www.plumarota.blogspot.com
Avatar de Usuario
Spartan George
Maestro Mayor
Maestro Mayor
 
Mensajes: 695
Registrado: Sab Feb 03, 2007 2:00 pm
Ubicación: En las estepas de Maitmah, debajo de Menipe. ¡Ayuda!


Volver a Relatos

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado

cron