Tentación II

Solo relatos literarios.

Moderadores: takelu, Alier-mim, Umli

Tentación II

Notapor Acero » Sab Nov 01, 2008 10:38 pm

Bueno... A continuación pondre el relato que escribí antes (Modificado, ya que antes lo publiqué sin releerlo) y la continuación, espero que os guste.

La tensión que se mezclaba en el aire que se respiraba era perceptible pues era la primera cena en la que se reunían los doce mejores caballeros de la ciudad. De entre los doce había uno que destacaba por su juventud, alguien llamado Kael. Un joven con un gran dominio en el manejo de la espada, por el que obtuvo el título de caballero número doce. En una ciudad como Mitdrom ,todo estaba jerarquizado, inclusive una organización como Caballarius que tan sólo constaba de doce miembros.

La mesa era tan larga que las personas sentadas en cada extremo tendrían que elevar la voz si querían poder escucharse el uno al otro. La mansión de Mayestux rebosaba de lujos que tan sólo él, el líder de Caballarius podía permitirse. La mesa estaba hecha de madera de ébano con incrustaciones de zafiros y esmeraldas, pues estas segun él representaban la fuerza y la valentía. El mantel era de seda con bordados de hilo de oro puro que la mayoría de los comensales creían un desperdicio típico de alguien tan soberbio como Mayestux.


En la primera silla del lado derecho se encuentra el caballero número uno, así hasta llegar a la última silla del lado izquierdo, en la que se encontraba Kael, el caballero número doce. La jerarquización extrema de aquella ciudad le resultaba tan absurda e innecesaría que en más de una ocasión Kael hubiese cercenado un par de cabezas sin pensarselo dos veces. Ya estaban apunto de tomar el postre, el magnate y caballero Mayestux se dedicaba a ensalzar sus proezas y alardear de sus riquezas, algo que todavía enajenaba todavía más a Kael.

Junto a la silla de Mayestux se sentaba su hija Lucis, una joven de veinte años con un cuerpo tan perfecto y un rostro tan bello que eran capaces de hipnotizar. Sus ojos azules no dejaban de toparse con los de Kael, quien se ruborizaba ligeramente al percibir el interés de Lucis en él.


-Bueno, todos sabeis porqué os he reunido aqui. -Dijo Mayestux con un tono severo- En la ciudad de Mitdrom ha aparecido una súcubo que esta absorviendo la vida de muchos hombres nobles.

Tras decir la noticia, los caballeros dieron un respingo sobre su asiento mientras algunos tosían para disimular su preocupación.

-Entonces... ¿Qué debemos hacer Gran Mayestux? -Dijo uno de los caballeros-

-Debemos revisar todas las mujeres de la ciudad para poder ver cual de ellas es el súcubo.

-Pero Gran Mayestux... ¿Cómo sabremos cúal es el súcubo?

La mirada de todos los caballeros buscaron a Kael, quien sacó de su capa un pequeño libro, tras pasar un par de páginas dijo en voz alta:

-"Espíritu, diablo o demonio que tiene relaciones sexuales con varones, bajo la apariencia de una mujer." Eso es un súcubo, lo que quiere decir el Gran Mayestux es que nos daremos cuenta de que no es humano ¿No es cierto?

-Así es Kael, para ser el más novato debo de reconocer que avanzas rápido. -Dijo Mayestux mientras se acariciaba la barbilla con su enjoyada mano-

Kael guardó el librillo bajo su capa y se hundió en su asiento, libre de las miradas opresoras de los once caballeros. De entre todas las miradas percibió que alguien no había dejado de observarle, y ese alguien era Lucis. Tras media hora debatiendo el plan para descubrir y aniquilar a la súcubo, Lucis se levantó de su asiento, siendo ella el objetivo de las once miradas.

-Oh padre me encuentro cansada, con tu permiso me retiraré a mis aposentos. Me da miedo ir sola ¿Puede un caballero acompañarme? -Dijo con voz melosa y persuasiva-

-Claro, Kael, acompaña a mi hija hasta sus aposentos. -Dijo Mayestux orgulloso-


Se oyerón quejas y comentarios de envidia por la suerte de Kael, más de uno hubiese entregado su espada a cambio de estar a solas con tal belleza sobrenatural, pues cualquier mujer de la ciudad parecía una pordiosera comparada con ella. Tras abandonar el comedor Kael siguió a Lucis hasta un jardín. Al parecer la princesa no tenía sueño. El jardín estaba rodeado de setos y árboles perfectamente podados y rodeados de rosas y flores azules. La luna llena se veía enorme y su luz bañaba aquel lugar con un misticismo extraordinario. El aroma de las rosas y el incienso de jazmín relajaba a Kael, pues era un aroma que daba sensación de paz y tranquilidad.

-Lucis... Con tu permiso, me gustaría preguntarte algo. -Dice Kael mirándo a Lucis a los ojos-

-Claro caballeroso Kael. -Contesta ella acercándose unos pasos hacia él-

-Durante la cena, me has estado mirando fijamente...

- ¿Acaso no resulta obvio? -Le contesta Lucis mientras posa sus delicadas manos sobre sus hombros y acerca su cuerpo junto al suyo- Cada vez que te veo un fuego se enciende dentro de mi... Kael... No te resistas... Sé con qué ojos me miras...

Kael estaba paralizado, su belleza le tenía cautivado. Sus labios se acercaban a los suyos, el magnetismo de su mirada se conservaba aun con los ojos cerrados. No podía apartar la vista de ella... Al fin pudo notar sus finos y suaves labios mezclándose con los suyos, no pudo resistirse y desistió, finalmente la abrazó y dejó que su encanto irresistible se adueñase de él durante unos instantes.

-Se un caballero y acompáñame a mis aposentos. -Le susurró ella en el oído mientras se separaba de él tomándole de la mano-

Tras atravesar un pasillo y subir una interminable escalera de piedra entraron en una habitación. Esta era muy amplia y estaba llena de lujos, al igual que el resto de la casa. Tenía una ventana por la que llegaba la luz de la luna. Lucis llevó a Kael hasta la cama y lo tumbó allí mientras ella permanecía de pie.

-Demuestrame que no sólo sabes manejar la espada... Noble caballero.

Le dijo Lucis mientras se desataba el lazo de su espalda y su vestido se deslizaba revelando su cuerpo divino. Kael no soportó más la presión de su apretada ropa y se la quito de un tirón, quedándose tan sólo en ropa interior. Lucis se tiro sobre él y nuevamente volvieron a besarse apasionadamente. Cuando estaban completamente desnudos Kael sintió un escalofrío que le hizo recobrar el sentido. Antes de empezar a explorar aquel paraiso que tenía Lucis como cuerpo Kael la sujetó de los hombros y la miró fijamente a los ojos.

-¿Por qué siento tanta atracción por ti? Nunca habia sentido esto... -Preguntó Kael mientras acariciaba a su amante-

Lucis se acerca a su oreja y suavemente le dice: -Porque yo... Soy una súcubo -Termina de decir entre risas perversas-

La continuación:

El cuerpo exánime de Kael yacía sobre la cama, sus ojos se habían tornado grises como si se le hubiese absorbido la esencia del alma. Lucis se encontraba encima de él, con una sonrisa malévola de satisfacción en su rostro.

-Tu alma era tan sabrosa, jovial y fresca... Gracias por tu pequeño regalo. -Le susurra al oido como si todavía le escuchase-

Tras haber saciado su sed de súcubo Lucis se incorpora mientras vuelve a ponerse su vestido, como un lobo poniendose la piel de una oveja. Después de haberse vestido Lucis saca de debajo del colchón una daga. Al parecer se la había entregado su padre para que ella se protegiese pues tanto la empuñadura como la funda eran de plata con relieves abstractos, algo al alcance de muy pocos. Lentamente desenfundó la daga, deslizandola suavemente para no hacer el menor ruido. La luz de la luna envolvía el filo del arma como si esta tuviese vida propia. Entonces le clavó la daga en el abdomen, gritó y lo tiró fuera de la cama.

-¡Ah socorro! -Gritaba Lucis mientras se quedaba pegada a la pared con las manos ensangrentadas-

A los pocos minutos subieron los once caballeros y Mayestux, el único que entró a la habitación empuñando la espada.

-¿¡Qué ocurre Lucis!? -Preguntó Mayestux mientras se acercaba a Lucis enfundando su espada-

-Padre... Kael... intentó abusar de mi... y yo... -Dice Lucis mientras llora arrodillada en el suelo-

Los once caballeros empiezan a murmurar, no de sorpresa, si no de temor y sospecha, pues muchos sabían que Kael no era ese tipo de persona.

-No me esperaba esto de Kael... Tranquila hija, tranquila. -Contesta Mayestux mientras la ayuda a levantarse-

Lucis sale de la habitación acompañada de una criada mientras Mayestux y los demás caballeros permanecen en la escena del crimen. La habitación estaba cargada de un ambiente tenso, como si en cualquier momento pudiese ocurrir algo todavía peor. Todos mantenían un silencio sepulcral, esperando a que Mayestux hablase primero. El cuarto estaba en penumbra, pues la única luz que había era la luz lunar que entraba por el ventanuco. Se oye a alguien subir corriendo por las escaleras, no era un caballero, pues si así fuese el metal de sus grebas contra la escalera de piedra haría un sonido más grave. Acompañando a las pisadas se escucha, cada vez más cerca, una respiración alterada, poco después esa persona entra por la puerta, deteniendose en la entrada para coger aire.

-So... Soy Vandel el hermano de Kael -Dice Vandel entre inspiraciones-

Nadie se atrevió a mirarle, solamente se apartaron para que pudiese observar la habitación. Vandel se adelantó unos pasos y observó que unas piernas sobresalian detrás de la cama junto a un charco de sangre. Vandel se estremeció y no pudo evitar llevarse las manos a la boca. El joven pudo apreciar como el resto de los caballeros sentían tristeza por él, y seguramente pensaban "Pobrecillo, sin familia a los 16 años".

-Lamento que tengas que haber visto esto... ¿Por qué habias venido? -Le pregunta Mayestux poniendose delante de él y echandole el brazo en el hombro como muestra de compasión-

-Tuve una corazonada... ¿Me dejas ver por última vez a mi hermano? -Dice Vandel apartando el brazo de Mayestux de su hombro-

Vandel se acerca hasta el lateral izquierdo de la cama y observa el cuerpo. Tras examinar rápidamente la escena del crimen se da media vuelta y se detiene en la puerta de la habitación, fijando sus enigmáticos ojos de color cobrizo en los de Mayestux.**
Acero
Aprendiz
Aprendiz
 
Mensajes: 67
Registrado: Dom Jul 13, 2008 12:16 am

Re: Tentación II

Notapor Acero » Sab Nov 01, 2008 10:54 pm

**Vandel se acerca hasta el lateral izquierdo de la cama y observa el cuerpo. Tras examinar rápidamente la escena del crimen se da media vuelta y se detiene en la puerta de la habitación, fijando sus enigmáticos ojos de color cobrizo en los de Mayestux.

-Lucis hizo esto porque Kael intento abusar de ella ¿No? -Cuestionó sin dejar de mirarle fijamente-

-Sí... ¿Cómo lo sabes? -Respondió Mayestux frunciendo el ceño-

-Yo se muchas cosas -Contestó mientras salía de la habitación- Por cierto... Presagio que algo malo va ha ocurrir.

Todos los presentes en la habitación se horrorizaron, porque si por algo era conocido Vandel por todo Mitdrom, era por sus certeros augurios.


P.D: No cabia todo en un mismo post, si veo que gusta posteare la siguiente parte.
Acero
Aprendiz
Aprendiz
 
Mensajes: 67
Registrado: Dom Jul 13, 2008 12:16 am

Re: Tentación II

Notapor Spartan George » Vie Dic 12, 2008 7:44 pm

bueno, ya te comenté la primera parte, y he visto que la has seguido. Todavía deberías corregir alguna falta de ortografía (se te han colado un par de "v" por ahí), y alguna cosilla de estilo, pero está bastante bien. Lo que si te recomiendo es que revises toda la parte nueva que has posteado (a partir del descubrimiento de que Lucis es una súcubo), por que ahí creo que has tenido un problema que ha sido mezclar el presente y el pasado un poco sin ton ni son, con lo que la historia pierde bastante ritmo. Intenta dejarlo todo en pasado.

Un saludo

P.D.: si quieres, sube la siguiente parte y te la comento también
Tarimán dheios ghalkéus
en tais Pratus bhloxí bhriktu
ten aidhus mághairan eghálkeusen.


http://www.rockritico.blogspot.com

http://www.yomebebotubatido.blogspot.com

http://www.plumarota.blogspot.com
Avatar de Usuario
Spartan George
Maestro Mayor
Maestro Mayor
 
Mensajes: 695
Registrado: Sab Feb 03, 2007 2:00 pm
Ubicación: En las estepas de Maitmah, debajo de Menipe. ¡Ayuda!


Volver a Relatos

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 2 invitados

cron