Partida: La peste de Kitampri

seccion de rol, aquí se pueden realizar partidas de rol entre los internautas.

Moderadores: takelu, Alier-mim, Umli

Notapor Cirhian » Mié Feb 13, 2008 12:26 am

Altanïr tradujo las respuestas de los compañeros que no hablaban Nestia y/o Malabashar, aunque en el otro grupo parecía haber al menos un par de personas que entendían el ritión, o al menos en parte.

Debería dejar de pensar en sus nuevos acompañantes como "otros". Si por descuido suyo o del resto les descubrían, habría problemas. Seguramente no los recibirían con los brazos abiertos al saber que eran Bazu, pero el hiero era siempre una buena respuesta. Más les convendría pasar desapercibidos.

Se acercó al grupito de recién llegados, llevándose la mano a los ojos como si el Sol le deslumbrara y tuviera intención de verles mejor (lo que en realidad era cierto).

Eran cuatro, como había dicho Eisszelt, y no parecía haber nadie más escondido por los alrededores por su actitud.
Aunque se cubrían el rostro con una capucha (lo que impedía distingir sus rasgos), a lo mejor algo en su forma de actuar le podía dar alguna pista.

De los dos primeros (Eisszelt y el tal Lothork) no pudo averiguar nada importante, ya que su actitud era indefinida. En cambio, del llamado Zunkho extrajo algo más.
Se hallaba un poco apartado del resto, con las manos dentro de las mangas para ocultar sus emociones; un comportamiento típico ainari. Secundaba esa teoría una fugaz visión de su piel, bastante pálida, aunque no se le ocurría que podía hacer alguien de ascendencia ainari en tal compañía. Por el momento, lo dejaba en un quizás.

Más fue la chica, Rugrëa, quién llamó su atención. Iba armada, hasta dónde podía ver, con un arco largo y una espada que recordaba a las de los Tahedoranes, igual que sus compañeros, y las portaba con la misma dignidad. Altanïr no solía ver mujeres entrenadas para las armas, a excepción de algunos casos en su propio Clan y de una embajada Atagaira que visitó su ciudad cuando él era todavía un niño.

Se dio cuenta de golpe que la había estado mirando con la boca abierta más tiempo del conveniente. Ella se dio cuenta y le miró, aun con los ojos bajo la capucha, de forma inquisitiva. Por un breve instante creyó ver unos bellos ojos verdes, pero no podía estar seguro.

Altanïr se vio obligado a apartar la mirada. ¿Que era lo qué le pasaba? Demasiado tiempo fuera de casa, pensó al instante. Dos años haría pronto. ¿Qué diría su esposa si le viera fijándose en otra mujer? ¿Se acordaría su hija de él? ¿Le reconocería su hijo? ¿Habrían recibido su correspondencia?
No lo sabía. Le permitían enviar cartas, pero no recibirlas. Normas del clan

-Bueno, ya nos hemos presentado todos. Antes de nada, deberíamos marcharnos de este matadero. Esos bichos terminarán por hacernos picadillo si no...

Eisszelt se llevó la mano al arco, eactamente igual que sus dos compañeros y compañera.
¿Qué había hecho mal? ¿Se lo cargarían rápido o le...?
Sus pensamientos se vieron interrumpidos. Eisszelt levantó un brazo, señalando, y soltó un sonoro:

-¡¡¡JODER!!!

Altanïr se giró todo la rápido que pudo. Se encontró con un extraño espectáculo:

Por toda la calle se oían un gran numero de pisadas. Unas figuras se acercaban, silenciosas, caminando a dos patas.
Casi llegó a pensar que eran humanos, pues portaban lanzas, arcos cortos o espadas de longitud media. Casi, por supuesto.
Parecían una patrulla, balanzeándose a dos piernas. No serían más de media docena, pero estos bichos no eran como los otros de la ciudad.

No siendo adecuado un esfuerzo mental, preguntó a Auseern (por medio verbal) que qué tipo de Inhumanos eran. Tras unos segundos de búsqueda, este respondió:

-Són los adultos. Los otros que vimos podrían perfectamente ser crías en etapa final de crecimiento, lo que explicaría su forma violenta de actuar - informó con voz carente de emoción. Pareció dudar un momento, algo insólito en él, perosiguió hablando -. Si aquí hay crías, puede significar que los Fiohiortói han pensado establecerse de forma permanente en Kitampri. Como una colonia.

Se oyeron una série de chirridos por parte de la "patrulla". Los habían descubierto. Ya entonces corrían (a cuatro patas esta vez) a toda velocidad hacia ellos.
Huir era impensable, les alcanzarían en nada. y el diálogo no parecía una opción muy clara. No quedaba sino batirse.

Aún estaban lejos, demasiado para el alcance de su arco, pero en cuestión de segundos lo estarían.
Su mirada se posó sobre un montón de puertas arrancadas. Rápidamente, las señaló a sus compañeros, que se agacharon y las colocaron en el espacio entre casa y casa.
Hay que ver lo larga que era la calle. Ya estaban más cerca, a un tiro de flecha.
Observó que Eisszelt y sus compañeros, junto con Aishenar, estaban tomado posiciones en los tejados. Mientras, siguió colocando puertas, reforzándolas y pateándolas.
Mientras Karlat, Auseern y Manjeda seguían con las maderas, junto a un Kyon con la mirada desviada hacia la tintineante bolsa del último, Lusio se encaramó a una pila de cajas para tener una visión mayor de los que se acercaban, mientras sacaba el arco.
Los de los tejados dispararon la primera andanada. Altanïr se asomó por una esquina de la improvisada barricada. Ahora estaban mucho más cercanos, y pudo contarlos. Eran siete, aunque una flecha consiguió acertarle a uno en la pata delantera en plena carrera, rodando por el suelo y llendo a chocar contra una pared.

Altanïr desenvainó su larga espada recta. Apenas faltarían unos segundos antes de que les alcanzasen. Los que se habían quedado abajo le imitaron, colocándose Auseern y Manjeda pegados a la barricada.

Los de los tejados dispararon la última vez antes de que llegaran a las puertas. A la velocidad a la que iban los Inhumanos, era muy difícil acertar, aunque tres no pudieron seguir la carrera por las heridos.

Altanïr había confiado en que la barricada detuviera unos instantes a los atacantes. En parte lo hizo, pero ágilmente los Fiohiortói treparon por ella y saltaron al combate.

Una de aquellas bestias cayó junto a Altanïr. No paraba de emitir lucecitas y chirridos, pero no se fijó en eso. Se fijó más en la tosca espada recta que la criatura extrajo de una funda a su espalda.
Altanïr se soprendió. Siempre había pensado que los Inhumanos eran poco más que animales, pero que fueran capaces de forjar le hizo plantearse la intelegencia de estos seres.
Se echó haca atrás, deteniéndo la hoja contraria con la suya. El Inhumano empujó un poco para intentar desestabilizarle (o al menos eso pensó). Encajó el otro hierro en su empuñadura, de modo que el otro no pudo sacarlo.
En ese momento, Auseern y Manjeda salían de su escondite balndiendo sus largas dagas. Agarraron al ahora desarmado bicho, y le acuchillaron por detrás.
El Fiohiortoi cayó al suelo, aparentemente moribundo, pero aún quedaban dos más. Uno le lanzó a Altanïr su corta lanza, arrojada con magnífica punteria, que a punto de darle habría estado si no se hubiera agachado. Seguidamente, volvió a atacarle, esta vez con la espada. La hoja rozó la manga del humano, rasgándosela y haciéndole un alargado corte.
No sabía como les iría a los demás. Él ya tenía suficiente con sus problemas...








(siento el mensaje tan laaargo...xD)
"Lucha por aquellos que has perdido, y por aquellos que no quieres perder"
Avatar de Usuario
Cirhian
Gran Maestre
Gran Maestre
 
Mensajes: 1201
Registrado: Vie Jul 21, 2006 2:39 am
Ubicación: Nirvana

Notapor elric » Mié Feb 13, 2008 12:54 pm

Todo sucedió muy deprisa. Los Inhumanos casi estaban sobre ellos en unos segundos y Lusio disparaba lo más rápido que podía.

Pero a tan corta el arco ya no servia para nada. desenvainó la espada y retrocedio para tener más espacio. Altanïr se libró de una de las criaturas pero ya otra se le echaba encima. Lusio golpeó el cuello del animal por la espalda y si bien no lo hendió, al menos lo distrajo y dio tiempo a que Altanïr lo atravesara.

Los golpes de los pashkriri y el resto de los humanos acabaron con las demás criaturas. No había pérdidas entre ellos. Los Inhumanos o bien estaban muertos o bien agonizaban. Rápidamente los remataron, pero ya se oían más chillidos y crujidos desde el lugar por el que habia llegado la patrulla Inhumana.

Tenian que irse de allí y tenian que hacerlo ya. O moririan todos.....
Avatar de Usuario
elric
Aspirante
Aspirante
 
Mensajes: 147
Registrado: Lun Oct 29, 2007 12:42 am
Ubicación: jerez (cadiz)

Notapor Eissel_13 » Vie Feb 15, 2008 8:31 pm

...

Cuando Altanïr acabó de presentarse y empezaron los demás sintió un extraño pitido en la cabeza, muy leve, pero perceptible en su mente. Lo relacionó rápidamente, y mientras los demás se presentaban en sus respectivos idiomas miró de reojo a Lothork, que movió afirmativamente la cabeza.

Eisszelt sintió la calculadora mirada de Altanïr mientras este repetía las frases inteligibles del resto del grupo; un mercenario o guerrero, una espécie de campesino muy extraño (y bastante ignorante, sea dicho de paso), y otro personaje que no sabría como definirlo, que, por cierto, no había dicho a que se dedicaba. Y Altanïr, era bién extraño que todos sus hermanos tuviésen (o aparentaban) casi la misma edad, y si los mercadere que protegían se habían muerto anteriormente es que no eran muy buenos guardaespaldas. En fin, la mayoría de ellos eran gente extraña.

Cuando Altanïr acabó las presentaciones y empezó con la evidente y esperada frase: "...deberíamos marcharnos..." Eisszelt oyó un ruido en la lejanía, en la calle que había a su derecha; entonces les vió: unos ocho humanóides se acercaban torpemente erguidos, les reconoció, eran como las criaturas que había visto antes, pero unos veinte centímetros más altas y más corpulentas, pobremente armadas; pero armadas. Le vieron a él también y se asustó, el pánico le hizo gritar:
-¡¡¡JODER!!!- Todos se pusieron en guardia.

Altanïr dió un par de órdenes y todo el grupo estaba ya apelotonando puertas y maderas a modo de barricada. Rugrëa, miembro de la élite de ese clan de Saetas Negras, un rango por debajo del maestro de los Hâshnnar, ordenó a los arqueros que subiésen al tejado del pequeño hogar junto a ellos. Treparon con ayuda de las ventanas, y desde arriba esperaron a que las criaturas estuviésen en su radio de alcance, les empezaron a acrivillar y hirieron a cuatro en plena carrera, que después acabaron de rematar. En las barricadas pudieron contra los tres restantes sin mucha dificultad, auque al parecer Altanïr había resultado herido en la refriega.

Se oyeron chirridos y otros sonidos por la calle de donde habían venido estos. Era como un enjambre gigante de avispas, de la esquina salieron unas dos docenas de bestias corriendo (desde su punto de vista) "horizontalmente", pero antes de alcanzar el lado opuesto de la vía, un grupo bastante menor de humanos les cargó, que solo en la embestida ya perdieron la mitad de sus tropas. Como antes había dicho Altanïr "deberíamos marcharnos", pero rápidamente.
Eissel_13
Aprendiz
Aprendiz
 
Mensajes: 11
Registrado: Lun Nov 26, 2007 3:33 pm

Notapor Dolmatus » Dom Feb 17, 2008 6:48 pm

Tan pronto estaban presentandose cuando ... estaban luchando contra los inhumanos

"-Pero esta gente es normal ?"
"- A ti ya te habrian matado ... lo mejor que puedes hacer por ellos es ayudar"

Karlat miró a su alrededor. Enfrente suyo: Inhumanos y Lusio repartiendo mandobles como un demonio. A los lados Altanir y compañia haciendo lo propio... y los recien llegados se habian materializado en los tejados y estaban prodigando una lluvia de saetas de plumas negras. Solo habia via libre si retrocedian hacia el centro de la ciudad. Dio un paso atrás y se dispuso a avisar cuando tropezó con una barricada que solo el artifice sabia cuando habia sido levantada.

(Notese que Karlat esta teniendo unos lapsos de tiempo en blanco debido a que está uniendose poco a poco con la conciencia de su interior.)

Se dio cuenta de lo que podia hacer : El resto de gente podian repeler (por ahora) las oleadas de inhumanos con relativa facilidad. El buscaría una ruta de escape ... total , no iban a irse de esta ciudad maldita por los Dioses ?.

Reparó en que los inhumanos venian en oleadas mas grandes por los lados , mientras que por el frente eran mas bien escasos (probablemente la razon por la que Lusio podia repelerlos el solo , mientras que Altanir y sus compinches eran cuatro). Por su parte, buscó un trozo de madera lo suficientemente grueso y ... no encontro mas que un palo que probablemente le pudiera servir como bastón, mas que como garrote.

- Menuda mierda... - Masculló

"- Ese te vale, vas a necesitar algo que te sirva de canalizador"
"- Callate ... tu "
"- Mira a tu alrededor, ellos son guerreros curtidos, de verdad crees que vas a poder igualarte a ellos? por ahora lo mejor que puedes hacer es apuntar al frente con esa vara ... y tratar de dejar la mente en blanco"

- Vas a hacer que me desmaye otra vez? - dijo en voz baja, aun teniendo en cuenta el ruido, juraria que uno de los recien llegados de los tejados le miró fugazmente de forma inquisitiva.

"- Algo mejor ... voy a hacer que no os maten a todos ..."




- HACIA EL FRENTE! VIENEN MENOS POR EL FRENTE ! ... ¡ . Saltó una puerta apilada y se dirigió hacia Lusio blandiendo el bastón, Sintiendo un cosquilleo en los dedos que le resultaba familiar.

"- No te preocupes , tu acuerdate de apuntar a los inhumanos".

La punta del bastón se puso al rojo y empezó a lanzar chispas hacia los inhumanos que venian de frente. Paralizandolos momentaneamente, cosa que el Mercenario aprovechó a su favor para cortar cabezas como si de un verdugo experto en decapitaciones se tratase.

"- Solo espero que esto nos salve a todos ... ". Pensó ... esperando que ese interlocutor desconocido lo oyese, a la vez que esperaba oir el ruido de botas hacia ellos, signo inequivoco de que todo el mundo iba en la misma direccion.
"Os digo que no he muerto , ! todavia no me han enterrado!"
"Arg! un zombi que habla! por los dioses , matalo!"
(Schaff , Splacht)
(Dolmatus , tras la batalla de la Roca de Sangre ...)
Dolmatus
Ibtahán
Ibtahán
 
Mensajes: 175
Registrado: Dom Ene 07, 2007 12:02 am
Ubicación: Nahupirgos (3,141628 ...)

Notapor elric » Dom Feb 17, 2008 7:23 pm

"Por aqui, ¡rápido!" chillaba Lusio mientras corria tras Karlat y su vara ignea hacia el frente.
El grupo entero corrió como un solo hombra apartando a mandobles y golpes a los Inhumanos que encontraban en su camino.
Estos parecian estar adormilados y no hacian esfuerzos por atacar ni por apartarse, como si estuvieran aletargados.
Tras lo que pareció una eternidad se hallaron en una plazoleta desierta. nadie en la plaza, nadie en los alrededores y los inhumanos no les perseguian.
Pero ahora habría que cambiar de plan o al menos modificarlo.
Se hacia de noche ya, y como siempre el tiempo jugaba en su contra...
Avatar de Usuario
elric
Aspirante
Aspirante
 
Mensajes: 147
Registrado: Lun Oct 29, 2007 12:42 am
Ubicación: jerez (cadiz)

Notapor Dolmatus » Lun Feb 18, 2008 6:29 pm

"Iniciativa , eso es lo que nos diferencia de estos bichos" pensó Karlat mientras Lusio gritaba como un poseso al resto para que los siguieran a ellos dos.
Por lo que parecía , los inhumanos quedaban ligeramente atontados cada vez que una chispa de la vara les alcanzaba.
"Por favor , que nos hayan visto y nos sigan , si no ... estamos muertos"
" - Y contigo moriran todos ... creeme ... no pienses ahora en ellos , sino en ti"

"Entendido". Y siguio corriendo hacia lo que parecia una plazuela que delimitaba el fin de la poblacion. A un tiro de piedra podia ver los terrenos de las afueras de Kitampri.

( ... ahora que lo pienso ... Hacia donde se supone que huimos (Norte , Sur , Este , Oeste ... ?! )
"Os digo que no he muerto , ! todavia no me han enterrado!"
"Arg! un zombi que habla! por los dioses , matalo!"
(Schaff , Splacht)
(Dolmatus , tras la batalla de la Roca de Sangre ...)
Dolmatus
Ibtahán
Ibtahán
 
Mensajes: 175
Registrado: Dom Ene 07, 2007 12:02 am
Ubicación: Nahupirgos (3,141628 ...)

Notapor Cirhian » Lun Feb 18, 2008 8:27 pm

Altanïr tardó unos segundos en comprender la situación por partes. Primero, unas varias decenas de esos bichos se les habían lanzado encima. De golpe, Karlat se había echado a correr con un palo chispeante hacia adelante, gritando nosequé de una fuente. Lusio le había seguido instantes más tarde chillando algo, que un cúmulo de chasquidos y repiqueteos de metal.
No les oyó, pero al ver que los Inhumanos se apartaban al contacto con las chispitas, no dudó de que esa era su oportunidad para largarse con vida de allí.

-¡Nos piramos, amigos!

Mientras hablaba arrojó un frasco de cristal al suelo, que en romperse estalló en una pequeña explosión y creaba una enorme pantalla de humo (cortesía de los alquimistas Bazu), que esperaba que confundiera a los no-humanos.

Los cuatro se alejaron de la pelea buscando a los caballos. Los encontraron atados a un poste, tres de ellos aterrorizados e intentando escapar, y uno algo adormilado. Un examen posterior demostró que una púa de Inhumano se le había clavado en una pierna. Por suerte parecía bastante superficial, por lo que probablemente podría seguir el camino.

Subieron de un salto sobre sus monturas y se lanzaron al galope. Altanïr aprovechó para quitarse un par de espinas de la ropa. Por suerte no le había dado ninguna.

Pasaron al lado de Karlat y Lusio. Frenaron los caballos y Altanïr le tendió la mano a Lusio, mientras Aishenar hizo lo propio con Karlat.
Subieron de un salto, con el del bastón chispeante a la cabeza, despejando el camino. No sabía si los otros le seguían, pero no podían perder tiempo.

Unos pocos de Inhumanos pareció recuperarse del aturdimiento, ya que se lanzaron a la carrera en pos suya. Lusio se giró en la silla y disparó a uno. Se desestabilizó en el ultimo momento, y el tiro falló de bastante.
Les estaban alcanzando. Lusio puso una segunda flecha y apuntó cuidadosamente. Alcanzó a uno en el muslo, que cayó rodando por el suelo.
Solo quedaban dos persiguiéndoles. Lusio cargó de nuevo el arco, pero un Inhumano se le anticipó. Este se subió a un tejado de un par de saltos y continuó la carrera por ariba, para pararse de repente y sacar un arco corto. Lusio consiguió apartarse hacia un lado, pero la flecha le dió a altanïr en el brazo herido, haciéndole caer del caballo. Se le quedó enganchado el pie al estribo, y solo consiguiendo flexionando el tronco conisguió no ser arrastrado por tierra.
El pie le dolía muchísimo. Tenía que soportar una tensión horrible.
Un Inhumano se le acercó a toda velocidad. Sacó una extraña arma de varias hojas, que le hicieron largos surcos la cara. La sangra manó abundantemente. Altanïr no veía nada, solo el color rojo de la sangre...
"Lucha por aquellos que has perdido, y por aquellos que no quieres perder"
Avatar de Usuario
Cirhian
Gran Maestre
Gran Maestre
 
Mensajes: 1201
Registrado: Vie Jul 21, 2006 2:39 am
Ubicación: Nirvana

Notapor Dolmatus » Lun Feb 18, 2008 8:53 pm

"Definitivamente ... esto no es lo mio"

El brazo le estaba matando a base de intentar mantener la vara horizontal para ir aturdiendo a los monstruos. Escuchó unos relinchos de caballos y segundos mas tardé estaba a lomos de uno de ellos . Lusio habia montado en otro caballo, mientras que de ... Eiselt? (algo asi le habia sonado) y sus compinches no se sabia nada , amen del mercader ... solo esperaba que estuviesen a salvo donde quiera que estuviesen.
- Gracias Altan... - El caballo de el jefe de los Pashkriris no llevaba jinete ...
- Tu ! ... como te llames ! - le grito al pashkriri que llevaba el caballo ... viendo que no contestaba le dio un par de golpecitos "Amistosos" con la vara - TU JEFE! - a saber si le entendería. Por si acaso, señaló con urgencia al caballo medio detenido y al inhumano que estaba junto a el. De un salto "gracil" (probablemente esguince de tobillo , la pierna derecha dolorida y las rodillas doliendole del impacto) desmontó y se dirigió hacia la escena. El inhumano en cuestion se encontraba de espaldas a el... asi que hizo lo que mejor sabia ... agarró el palo con las dos manos y se lo partió contra el cuello al ser deforme aquel ... esperando que sirviese de algo. Sintió a su espalda el galope de los pashkriris restantes y el inconfundible sonido de pasos (humanos) por los tejados...

Un breve vistazo le bastó para darse cuenta de que los inhumanos no les habian seguido ... por el momento.

- !Nos reagrupamos! - gritó Lusio ... probablemente esperando - al igual que el - que no hubiera grandes daños entre los presentes ... aunque la cara de Altanir era un cuadro grotesco que chorreaba sangre.
"Os digo que no he muerto , ! todavia no me han enterrado!"
"Arg! un zombi que habla! por los dioses , matalo!"
(Schaff , Splacht)
(Dolmatus , tras la batalla de la Roca de Sangre ...)
Dolmatus
Ibtahán
Ibtahán
 
Mensajes: 175
Registrado: Dom Ene 07, 2007 12:02 am
Ubicación: Nahupirgos (3,141628 ...)

Re: Partida: La peste de Kitampri

Notapor Kyon » Mié Feb 20, 2008 1:21 am

Acorde con mi papel de cobardica me pareció que lo mas razonable sería permanecer escondido y dejar que los otros hicieran el trabajo por mi. Era un plan sin fallos, si no fuera por culpa de Altanïr, que al ver que Karlat abría hueco entre las filas de Raspas me cerró mi única escapatoria al tirar una bomba de humo que me dejo ciego y casi me asfixia.

Tropecé con lo que seguramente fueran cadáveres, y perdí el norte, así como pude, salí del humo y vi que detrás mía empezaba a haber movimiento, asi que me metí rápido en una casa, no sin ántes ver como todos se iban sin mí, encima de sus caballos.
"Su puta madre, estos se van sin mi, que panda de desgraciados"

Mientras me lamentaba oí pasos, de lo que parecían pies humanos, en el tejado. Y me acordé de nuestros nuevos amigos.

Rápidamente subí al tejado y los vi un poco mas adelante, a nuestros nuevos amigos, pasando de casa en casa.

No me lo pensé dos veces y me lancé detrás de ellos como alma que lleva el diablo; después de un largo paseo por la ciudad vi como se paraban y no tardé en alcanzarlos. Me uní a ellos como si fuera uno mas y miré al centro de la calle, para ver allí a los desalmados que me abandonaron.

No sin alegría, descubrí que ellos habían corrido peor suerte que yo, sobretodo Altanïr que tenia la cara que parecía un mapa,"se lo tiene bien merecido", me dije a mi mismo.
Aconseja al ignorante, te tomará por su enemigo.
Avatar de Usuario
Kyon
Maestro Mayor
Maestro Mayor
 
Mensajes: 872
Registrado: Jue Ago 11, 2005 4:08 pm

Re: Partida: La peste de Kitampri

Notapor elric » Jue Feb 21, 2008 10:54 pm

Agotados, se sentaron a descansar unos segundos. Altanïr tenía muy mal aspecto. Estaba semi inconsciente y sangraba abundantemente. Lusio intentó restañar las heridas con un pañuelo limpio a medias. Pero la hemorragia no cesaba.
"¿Alguno de vosotros tiene conocimientos de cirugia?" preguntó volviéndose hacia el resto.
Como mercenario veterano sabía coser alguna herida leve y limpiar algun rasguño. Pero esta era otra canción.
Desesperado se dirigió a Karlat. "Amigo, tu pareces tener algun tipo de...poderes. Ayúdale o no tardará en empeorar y quiza en morir".
Karlat tragó saliva y dirigió sus ojos al maltrecho Pashkriri.
Aquello no podía ir peor. O si...
Avatar de Usuario
elric
Aspirante
Aspirante
 
Mensajes: 147
Registrado: Lun Oct 29, 2007 12:42 am
Ubicación: jerez (cadiz)

Re: Partida: La peste de Kitampri

Notapor Dolmatus » Jue Feb 21, 2008 11:38 pm

Pero ... que clase de conocimiento podia tener el de cirugia ? el solo veia los cortes de los lados un tanto feos , aunque los de en medio sangraban abundantemente debido a la congregacion de vasos sanguineos que habia en esa zona de la cara ... un momento ... eso era algo que no sabia de antes ... tal vez pudiese hacer algo ... no mucho pero algo. Los secuaces de Altanir murmuraban entre ellos muy de vez en cuando ( Karlat sentia vibrar el aire muy levemente ). Pero no parecia que pudieran hacer gran cosa.

"Calmate o este tipo puede morir ... y no creo que a sus amiguetes les guste ese desenlace"

Notablemente nervioso , aunque intentando hacerlo lo mas tranquilamente posible (realmente era posible actuar con calma cuando un tipo se estaba muriendo en tus narices?) desató uno de los Odres que llevaba consigo, marcado con un circulo de tiza. Era una pequeña reserva de licor destilado del fruto de las faconias que habia comprado de camino a Kitampri ... era delicioso , era dulce y era tan fuerte como para tumbar a un corueco...

- Alguien tiene aguja e hilo ? - ... tenia una vaga idea de como coser esos cortes como lo hacia el medico de su aldea ... aunque si no hubiera sido por esa vision fugaz (poco mas que un matasanos y un remataenfermos) hubiera pensado que coser el trapo con el que Lusio intentaba detener la hemorragia - con pocos efectos claros - hubiera sido una gran idea. Una mano (el mercader tal vez ?) le proporcionó un trozo de hueso aguzado y una minuscula madeja de hilo sobre un carrete, tambien de hueso. Solo los dioses sabian si funcionaria o no ... pero no era tiempo de dudar.

- Agarradle - Advirtió - Esto le va a doler mucho.

Y vertió el licor sobre la inconsciente "cara" de Altanir.
"Os digo que no he muerto , ! todavia no me han enterrado!"
"Arg! un zombi que habla! por los dioses , matalo!"
(Schaff , Splacht)
(Dolmatus , tras la batalla de la Roca de Sangre ...)
Dolmatus
Ibtahán
Ibtahán
 
Mensajes: 175
Registrado: Dom Ene 07, 2007 12:02 am
Ubicación: Nahupirgos (3,141628 ...)

Re: Partida: La peste de Kitampri

Notapor Kyon » Vie Feb 22, 2008 12:30 am

"Ahora que se joda y que le cosa el perturbado. No haberme dejado atrás".

Todavía me duraba el enfado, así que me quedé como un simple espectador mas. Sinceramente, no es que fuera un gran médico, pero almenos tenía las manos precisas y entrenadas en esta clase de trabajos, y mis herramientas eran infinitas veces mejor que la cosa esa que usaba para coserele.

Pero me lo callé todo, así estaríamos en paz.
Aconseja al ignorante, te tomará por su enemigo.
Avatar de Usuario
Kyon
Maestro Mayor
Maestro Mayor
 
Mensajes: 872
Registrado: Jue Ago 11, 2005 4:08 pm

Re: Partida: La peste de Kitampri

Notapor Cirhian » Vie Feb 22, 2008 12:56 am

Aishenar, el más joven del grupo, miraba con preocupación a Altanïr, mientras el tipo ese de la magia se acercaba al caído. Manjeda y Auseern lo pusieron sobre unas tablas horizontales (tal vez habían sido una puerta anteriormente) que estaban apiladas y llegaban a la altura de la cadera.
Intentó comunicarse con el tal... Kamlat o Kaflat chapurreando lo que sabía de Ritión.

-Tú...tipo...Fiuu-¡Chas!- hizo un gesto de estallido-... magia...¿Curar... pueder a Altanïr? ¿Ayudar pueder mi? - le dirigió una mirada preocupada, señalando alternativamente a Karlat, a Altanïr y a él mismo.
Parecieron comprenderle, al menos en parte, porque le pasaron un orde de agua y un trapo, y fue limpiando la cara del herido junto a Lusio. Al menos hacía algo de provecho.

Altanïr gemía y se agitaba en un estado seminconsciente, lleno de sudor que se iba mezclando con la sangre. En los últimos tres días había recibido más heridas que cuando le descubrieron haciendo de espía en un campamento armado de Saetas Negras, y eso que se habían lanzado diez o doce tipos gritando y disparando como locos (aún recordaba las dos flechas que se le habían acabado clavando en un brazo, y sus marcas eran bien visibles).
Tanto dolor no puede ser bueno
Poco a poco fue recuperando algo de consciéncia, lo cual fue bastante mall, pues le empezaron a doler el brazo y la cara de verdad. Justo cuando casi se había recuperado de una herida que casi le partía el brazo, le clavaban una flecha en el mismo. Hay que joderse.
Siguió agitándose apretando los dientes con fuerza. Había addivinado lo que harían con él. Lo había visto hacer varias veces tras una escaramuza. Esperó al que sería su médico, preparándose para lo peor...
"Lucha por aquellos que has perdido, y por aquellos que no quieres perder"
Avatar de Usuario
Cirhian
Gran Maestre
Gran Maestre
 
Mensajes: 1201
Registrado: Vie Jul 21, 2006 2:39 am
Ubicación: Nirvana

Re: Partida: La peste de Kitampri

Notapor Dolmatus » Vie Feb 22, 2008 9:59 pm

"Sangre fria , sangre fria , sangre fria , sangre fria"

Eso es lo que Karlat iba recitando para si mismo mientras el huesecillo iba cosiendo la carne de la cara de Altanir (que hacia rato habia caido inconsciente de nuevo , debido seguramente a todo el dolor que estaria aguantando)... por ahora la mayor parte de la hemorragia habia cesado, puesto que toda la tela que llevaba puesta sobre el puente de la nariz no se empapaba tan rapidamente de sangre como la de la mejilla izquierda , donde el pobre diablo tenia otra boca en vertical que casi se le juntaba con la original. A intervalos iba limpiando toda la sangre con agua mezclada con licor (y ya de paso , de vez en cuando empinaba un poco el codo).

Tras lo que le parecio una eternidad , no hubo herida profunda en su cara que no estuviese cosida. El resultado final : Una cara digna de los inhumanos mas deformes , que , por si acaso estos llegaban a confundirla, la vendó como pudo con unas tiras de tela que le dio uno de los compañeros de Altanir ... no es que fuera gran cosa , pero por ahora, y si los dioses no se oponian , Karlat creia que le serviría.

Tras comprobar que estaban todos, emprendieron la marcha en silencio y un tanto penosamente hacia una pequeña elevacion de terreno fuera de la ciudad. Y , por si acaso volvian los inhumanos, Karlat habia cogido el arma que hirió a Altanir (realmente no fue una eleccion en base al estado o la fineza del arma , simplemente la eligió dada su similitud como una Horca de trillar garbanzos)... aparte de llevar la vara bien afianzada bajo el trozo de cuero que le servía como cinturón...

Poco despues de haber partido , uno de los acompañantes de Altanir (el mas joven quizá) se acercó a Karlat y le ofreció un odre de agua a la vez que farfullaba algo que sonaba a agradecimiento por haber derrochado con tanto gusto el licor y el agua de sus odres, aunque teniendo en cuenta el acento de las palabras y la pesima pronunciacion... bien podria estar mandando a Karlat al carajo ... o algo peor.

Por si acaso, acepto el odre y le dio un buen trago ... despues de todo esto , lo necesitaba.

Ahora que estaban fuera y a salvo ... que harían?
"Os digo que no he muerto , ! todavia no me han enterrado!"
"Arg! un zombi que habla! por los dioses , matalo!"
(Schaff , Splacht)
(Dolmatus , tras la batalla de la Roca de Sangre ...)
Dolmatus
Ibtahán
Ibtahán
 
Mensajes: 175
Registrado: Dom Ene 07, 2007 12:02 am
Ubicación: Nahupirgos (3,141628 ...)

Re: Partida: La peste de Kitampri

Notapor elric » Dom Feb 24, 2008 9:10 pm

ANOCHECER

"Debemos descansar" dijo Lusio. "Altanir esta debil y los demas estamos agotados. Establezcamos un turno de guardia e intentemos dormir aunque solo sean unas horas".

Tal como iban las cosas no aguantarian mucho más sin descanso. Sus rostros lo mostraban a las claras. "¿Quien se ofrece para el primer turno?".
Avatar de Usuario
elric
Aspirante
Aspirante
 
Mensajes: 147
Registrado: Lun Oct 29, 2007 12:42 am
Ubicación: jerez (cadiz)

AnteriorSiguiente

Volver a Rol

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 2 invitados

cron