Partida: La peste de Kitampri

seccion de rol, aquí se pueden realizar partidas de rol entre los internautas.

Moderadores: takelu, Alier-mim, Umli

Re: Partida: La peste de Kitampri

Notapor Kyon » Lun Feb 25, 2008 7:41 pm

Ya se me había pasado el cabreo y ahora me daban un poco de pena, todos parecían muy cansados, así que me ofrecí a hacer la primera guardia, al fin y al cabo, yo había dormido bien y no me había movido de la retaguardia en ningún momento.
-No me importa hacer la primera guardia -dije, y todos se giraron hacia mi como si no se hubieran percatado ántes de mi presencia- ¿alguien me quiere hacer compañía?
Aconseja al ignorante, te tomará por su enemigo.
Avatar de Usuario
Kyon
Maestro Mayor
Maestro Mayor
 
Mensajes: 872
Registrado: Jue Ago 11, 2005 4:08 pm

Re: Partida: La peste de Kitampri

Notapor Dolmatus » Lun Feb 25, 2008 9:45 pm

- No se por que , pero me encuentro tremendamente cansado , espero que me disculpeis si no hago guardia alguna ... otra cosa ... si alguien decide planear hacia donde dirigirnos a continuacion, mi opinion es bordear la ciudad hasta llegar al puerto y zarpar hacia Narak ... segun creo , muchos refugiados habrán ido a una ciudad portuaria rica donde podran volver a empezar con relativa facilidad. Que los dioses velen vuestro sueño. -

Dicho esto , apoyó la cabeza en el hatillo e intento dormir.
"Os digo que no he muerto , ! todavia no me han enterrado!"
"Arg! un zombi que habla! por los dioses , matalo!"
(Schaff , Splacht)
(Dolmatus , tras la batalla de la Roca de Sangre ...)
Dolmatus
Ibtahán
Ibtahán
 
Mensajes: 175
Registrado: Dom Ene 07, 2007 12:02 am
Ubicación: Nahupirgos (3,141628 ...)

Re: Partida: La peste de Kitampri

Notapor Cirhian » Sab Mar 01, 2008 11:03 pm

Altanïr seguía inconsciente mientras los otros hablaban, pero los Pashkriri lo hacían en voz muy baja entre ellos (no era momento de usar otro tipo de comunicación muchísimo más agotadora).

-¿Hacia dónde deberíamos ir? -preguntó Aishenar.

-Hay que seguir con lo que nos han ordenado: ir a Malabashi y acabar con la influencia rebelde - anunció Auseern sombrío, con la cabeza apoyada en el dorso de las manos - No hacen más que dar consejos envenenados a los regentes de las ciudades, dificultando nuestro control sobre la Ruta de la Seda.

-¿Estás loco? ¿No oiste el mensaje del Cuartel General por la red interna? Esos bichos lo estan invadiendo todo -declaró Manjeda mientras limpiaba un cuchillo largo manchado de sangre con un trapo. - debemos volver a Âttim y ayudar al Clan en lo que podamos.

-¿De qué serviría nuestra ayuda si no conseguimos la de Malabashi? Hemos de seguir las órdenes.

-Pero... el Clan. -tibuteó Aishenar-

-Yo soy el oficial de más alto rango después de Altanïr -les espetó Auseern - Y no creo que el esté en condiciones de decidir nada. Digo que iremos a Malabashi e iremos a Malabashi.

-¡Debemos avisar al Clan, joder! ¡Nuestra red con ellos se ha cortado!

-Yo... yo estoy con Manjeda. Creo que nuestra prioridad es alertar al Clan.

Auseern puso los ojos en blanco, sin duda revisando mentalmente el reglamento de comportamiento, a ver si encontraba algo que respaldara su posición. Finalmente dejó salir un corto suspiro.

-Está bien... Aishenar, tú partitás mañana hacia Âttim y te encargaras de reunir a los miembros de nuestra subrama. Viaja rápido pero con cuidado. Vigila con la chusma. Puede que intenten atacarte.
"Y llevate esto contigo - le dijo sacando un estuche de pergaminos - son para la familia del jefe. Ni se te ocurra abrirlos - añadió mirándole de forma sombría.

Aishenar asintió y agarró lo que le tendían. Lo guardó en una pequeña bolsa a su lado.

-Manjeda; tú y yo seguiremos con lo planeado. Acompañaremos al grupo hasta que nuestros caminos se separen. Altanïr tiene unas deudas de sangre por saldar; seguramente no nos acompañe.
"Pero hasta entonces -dijo mirando sus botas - tendremos que cuidar de él. Se lo debemos. Nos ha salvado tantas veces que nada sería suficiente para pagarselo. Id a acostaros."

Auseern se levantó de su sitio y se acercó al grupo de extranjeros. Se puso cerca de uno de ellos y habló en Ritión. Sabía ablar casi tantas lenguas como Altanír.

-Nosotros os acompañaremos un trecho. Debemos hacer una cosa en Malabashi, y Aishenar se va a avisar a la compañía de escoltas de que nos vamos.
"Altanïr seguramente os acompañará allá donde vayáis. Tiene una deuda de sangre. Buenas noches"

y se alejó del fuego.
"Lucha por aquellos que has perdido, y por aquellos que no quieres perder"
Avatar de Usuario
Cirhian
Gran Maestre
Gran Maestre
 
Mensajes: 1201
Registrado: Vie Jul 21, 2006 2:39 am
Ubicación: Nirvana

Re: Partida: La peste de Kitampri

Notapor elric » Sab Mar 01, 2008 11:45 pm

noche

el silencio de la noche encerraba un sinnumero de terrores, ni un solo ruido, ni aves nocturnas, ni pequeños animales de habito nocturno. nada. silencio absoluto.
Lusio estuvo despierto en la primera guardia junto al extraño solitario. Apenas si cruzaron unas cuantas frases. Cuando fueron relevados por los pashkriri, se arrebujó en su capa y se quedó dormido casi al instante. No fue un sueño tranquilo. Tuvo pesadillas, los Inhumanos crecian y crecian y lo ocupaban todo, Rition, Ainar, Tramorea entera. Esperaba que pudiera despertar y que todo aquello, la Peste, la invasion, solo hubiera sido un mal sueño...
Avatar de Usuario
elric
Aspirante
Aspirante
 
Mensajes: 147
Registrado: Lun Oct 29, 2007 12:42 am
Ubicación: jerez (cadiz)

Re: Partida: La peste de Kitampri

Notapor Kyon » Vie Mar 14, 2008 7:02 pm

3er Día
Mañana


El despertar fue, aparentemente, mas duro para los demás que para mí; en el tiempo que llevaba en la ciudad no se podía decir que hubiera pasado demasiados apuros, al contrario de muchos de los allí presentes. Parecía que en vez de acabar de despertarse acababan de recibir una buena paliza.

Me sentí tentado a tomar la voz cantante, pero me pareció mas razonable por el momento seguir con mi papel de mosquita muerta. En cuanto estuviera fuera de la ciudad sin temer tanto por su vida, la cosa cambiaría mucho.

Maravillosamente, la ciudad parecía estar en una calma absoluta, avanzamos por las calles sin encontrar ningún tipo de oposición, y en mucho menos tiempo del esperado, y sin ninguna dificultad, logramos salir al exterior. Pero lamentablemente, lo único que conseguimos fue salir de la sartén para caer en las brasas...

Ante nosotros había toda una manada (o jauría o el nombre que reciba el conjunto de Raspas) de bichos de esos; ninguno de nosotros se vio von fuerzas de hacer o decir nada. Nos quedamos callados observado, incrédulos, el paisaje infestado de Raspas.

Por esa razón no encontramos a nadie en la ciudad, todos estaban fuera, formando lo que a priori parecía una colonia o poblado. Se contaban a centenares; todos iban y venían transportando materiales entre las manos para construir sus nidos. No parecían violentos, aunque en ningún momento dudé que si no nos habían atacado era porque todavía no nos habían visto. Aún no estaba todo perdido.

Había cientos de ellos, y nos franqueaban la única salida que teniamos por tierra, solo nos quedaba la opción de girarnos sin hacer riudo y huir en barco.

Mire a mis compañeros y esperé que a ninguno se le ocurriera alzar la voz. Me di la vuelta y empecé a andar lentamente de nuevo hacía el interior de la ciudad. Ninguno de mis compañeros dio muestras de haberme visto, y si me habían visto, ninguno siguió mi ejemplo; todavía seguían observando atentamente a los Raspas. ¿Cuanto tiempo tardarían en descubrirnos los Raspas si seguíamos así de expuestos?
Aconseja al ignorante, te tomará por su enemigo.
Avatar de Usuario
Kyon
Maestro Mayor
Maestro Mayor
 
Mensajes: 872
Registrado: Jue Ago 11, 2005 4:08 pm

Re: Partida: La peste de Kitampri

Notapor elric » Vie Mar 14, 2008 7:22 pm

Lusio casi se cae de culo cuando vio la innumerable cantidad de Inhumanos que se afanaban en la construccion de lo que parecia ser una colonia o poblado.
Les cerraban el paso y siendo un grupo tan visible, era casi irremediable que los descubrieran si seguian en aquella direccion.
se volvió al resto de humanos y les dijo: "creo que aqui debemos separarnos. por mi parte creo que lo más sensato es acercarnos a hurtadillas al muelle y ver si podemos utilizar algun tipo de embarcacion, aun una pequeña chalupa que nos sirva para costear. por tierra estamos condenados a huir eternamente de estos seres."
miró a los ojos de todos los presentes. "Y bien, ¿quien quiere intentarlo?"
Avatar de Usuario
elric
Aspirante
Aspirante
 
Mensajes: 147
Registrado: Lun Oct 29, 2007 12:42 am
Ubicación: jerez (cadiz)

Re: Partida: La peste de Kitampri

Notapor Cirhian » Lun Mar 17, 2008 7:58 pm

3er Día
Mañana


-¿Pero qué coño..?
Auseern detuvo a su caballo de golpe. Una inmensa colmena de Inhumanos en construcción se alzaba ante ellos. Unos Fiohiortói iban de un lado a otro trabajando como hormigas, mientras otros tomaban los primeros rayos de sol.

Bloqueaban la salida por la puerta este , construyendo peligrosamente cerca de la carretera principal, lo que imposibilitaba una huida terrestre.

Manjeda, que llevaba las riendas del caballo de Altanïr (con este encima, atado al equino e inconsciente hasta el momento), le imitó. Se acercó al resto de acompañantes y oyó decir algo a uno de ellos, el tal Lusio. Ninguno de los dos lo entendió del todo, ni le prestaron mucha atención, pero el mensaje estaba claro: "Por tierra es inútil, así que toca coger un barco".

Auseern estaba dispuesto a seguir esa idea, cuando vió que Altanïr empezaba a moverse. Había perdido bastante sangre, y no debía hacer grandes esfuerzos, es más, prácticamente no podía mover ni eñ brazo sano.

Manjeda se acercó a él, dispuesto a escucharle.

-Ag... Agua...-consiguió articular.
Rápidamente, el subordinado cogió un orde a medio vaciar y le dió de beber. Auseern se alegraba de haber enviado al final a Aishenar hacia el sur, a Âttim, y no con ellos.
Cuando Altanïr sació su sed, le dió un ligero golpe con las espuelas a su montura para acercarse a Auseern. Gruñendo, le dijo:

-Desátame el brazo y ponme al corriente de lo que ha pasado.

Auseern se lo explicó todo y Altanïr agarró las riendas de su caballo, pero siguió echado. No estaba tan bien como para hacer ese tipo de esfuerzos. De golpe se dió cuenta del dolor y, apretando los dientes, pidió algo para el dolor. Manjeda lo tenía preparado y se lo entregó.

El dolor remitió al cabo de poco hasta convertirse en una mera molestia. Entonces se fijó en las miradas que los otros lanzaban a su rostro. Lanzó un gruñido y con la capucha de la capa se cubrió el rostro, que quedó en las sombras. Tenía tantas ganas de mirarse la cara en un espejo como de ir directo al Prates. Encima, con las heridas cosidas, debía de tener un aspecto horrible. Solo le quedaba tener esperanza de que sanaran bien y no quedara demasiado deformado.

-Capitán... -Altanïr giró al caballo, sorprendido de que le llamaran por ese título. Hacía dos años que le habían relegado -. La colmena de esos bichos está delante, y no podemos seguir. Creo que Lusio ha propuesto que vayámos a buscar un barco al muelle. ¿Deberíamos ir con ellos?

Altanïr giró el cuello un poco para mirarle. Barajó las posiblidades un instante.

-Sí, es nuestra mejor opción.

Hizo dar un giro a su montura y anunció lo más alto que pudo, que no dejó de ser un susurro:

-Os acompañaremos en el barco. Es la manera más rápida y segura que tenemos para irnos de aquí. ¿Alguien prefiere ir a pie y saludar de mi parte a los Inhumanos?-añadió, sonriendo.

Karlat negó con la cabeza y Kyon estaba ya de camino, al parecer, así que se dirigieron haciendo el menor ruido posible hacia el embarcadero.
"Lucha por aquellos que has perdido, y por aquellos que no quieres perder"
Avatar de Usuario
Cirhian
Gran Maestre
Gran Maestre
 
Mensajes: 1201
Registrado: Vie Jul 21, 2006 2:39 am
Ubicación: Nirvana

Re: Partida: La peste de Kitampri

Notapor Dolmatus » Mar Mar 18, 2008 11:23 pm

"Problemas y mas problemas, al menos al final de la jornada con un poco de suerte habremos salido de aqui".

Esto penso Karlat al ver la colonia de Inhumanos. Mas que pensar en ello, desde la noche anterior lo habia intuido. En lugar de soñar el hombre de su cabeza se le habia aparecido y le habia dado respuesta a las miles de dudas que tenia sobre el. Le explico por que estaba en su cabeza y la razón de que pudiese obrar portentos . Por lo visto, el hombre era un mago de la edad antigua y le habia elegido a el en el momento de morir para traspasarle su conocimiento.

"- Aunque, segun creo, lo que tienes ahora con la sede de mi poder es poco mas que un puente destartalado, para reforzarla tendrás que pasar una prueba que tal vez sea demasiado dura...-

- Si, eso me lo dijiste hace tiempo - A Karlat aquel dia se le habia hecho eterno.

- Tendrás que romper toda conexion consciente con la realidad ... tendrás que morir- "

Tenia serias dudas de que esto funcionase. Por un lado, la idea de morir le aterraba, al igual que a todo ser vivo. Pero ... si el viejo tenia razon, seria mas poderoso que todo el grupo junto ... podría incluso (¿Por que no?) dominar paises con su poder ... al menos con las chispas no habia acabado tan cansado, y sus efectos habian sido interesantes ... solo necesitaba practica.

"- Como podré volver a hablar contigo?
- Buscame ... - "

Parecia facil, pero lo que hacia unas semanas se le antojaba como un garbanzo negro dentro de su cabeza ahora parecia formar parte de su ser y no era capaz de separarlo del resto de si mismo... tal vez a eso se referia con otra de sus enigmaticas frases.

"Mejor será que te des prisa en decidirte ... o cada vez irá a peor..."

Pero como creer al viejo ? tenia razón ? era un espiritu demente que se habia apoderado de su cabeza e insuflaba una especie de visiones a traves de la puerta de marfil ... unas visiones que en el mejor de los casos le conducirian a la muerte y en el peor a la locura... . Agarró con fuerza el arma que le habia arrebatado al Fiohiort y siguió a la comitiva hacia los arrabales del puerto, evitando a toda costa y gracias a los esfuerzos de Altanir (milagrosamente recuperado... aunque su cara era un espectaculo digno de un carnicero poco habilidoso) y compañia a los inhumanos que, con seguridad, todavia pulularian por ahí.

se arrebujó en la manta de piel que hacia las veces de capa ... no sabia por que, pero al otro lado del Azul creia que no iban a tener precisamente mejor suerte... ni siquiera era capaz de saber con certeza si para entonces seguiría cuerdo.
"Os digo que no he muerto , ! todavia no me han enterrado!"
"Arg! un zombi que habla! por los dioses , matalo!"
(Schaff , Splacht)
(Dolmatus , tras la batalla de la Roca de Sangre ...)
Dolmatus
Ibtahán
Ibtahán
 
Mensajes: 175
Registrado: Dom Ene 07, 2007 12:02 am
Ubicación: Nahupirgos (3,141628 ...)

Re: Partida: La peste de Kitampri

Notapor elric » Mar Mar 18, 2008 11:34 pm

cruzaron el barrio que les separaba del puerto a la carrera, parando unicamente en las esquinas para cubrirse y atisbar el peligro antes de seguir avanzando. ese sector de la ciudad parecia vacio. por lo visto todos los Inhumanos se hallaban en el exterior construyendo lo que sea que fuese aquello.
al cabo de un rato llegaron al muelle. ahora solo quedaba encontrar una embarcacion capaz de sacarles de alli.
Avatar de Usuario
elric
Aspirante
Aspirante
 
Mensajes: 147
Registrado: Lun Oct 29, 2007 12:42 am
Ubicación: jerez (cadiz)

Re: Partida: La peste de Kitampri

Notapor Cirhian » Lun Mar 24, 2008 9:56 pm

3er Día
Media Mañana



Altanïr se despertó sacudiendo levemente la cabeza, lo que le causó una mueca de dolor. No abrió los párpados.
Siguió con la cabeza apollada en el cuello de su caballo. Notaba un calor sofocante alrededor de la cabeza y el tacto de alguna especie de tela fina en la cara. Lentamente, se palpó la cara. La tenía toda vendada: solo le dajaban al descubierto los ojos y la parte inferior de la mandíbula. Al tocarse una herida cosida notó un dolor sordo, pero no intenso. Debían de haberle drogado, y se había quedado inconsciente.

Lentamente, abrió los ojos parpadeando con fuerza para que la luz del sol no lo cegara. Vió un par de personas montadas en caballo a su lado izquierdo. Giró el cuello muy lentamente y apretando los dientes, y también había unos cuantos jinetes.
Parecía que ya estaban cerca del muelle. No se oía nada, aparte del sonido de los cascos de sus caballos y algún ocasional suspiro humano.

Altanïr entrecerró los ojos y se sumió en un estado seminconsciente. Salió de él sobresaltado al notar que su montura se detenía de golpe.

Levantó el cuello y miró con curiosidad preguntándose que motivo había para que se hubieran detenido. Paseó la mirada por el puerto sin encontrar nada inusual, hasta que su adormilado cerebro asimiló la información. Cerró los ojos desesperanzado.

En el muelle no quedaba ni un navío. Restos de barcos asomaban del agua aquí y allá, pero no había ninguno entero.

Manjeda soltó una maldición y el resto del grupo pareció anonado: No podrían salir de esa ciudad.

Dejó caer la cabeza contra el mullido montón de ropas que había puesto sobre el cuello de su caballo. Morirían en esa ciudad. Se puso a pasear la mirada por los restos de naves que había en el agua, pensando en que podían hacerse una balsa con los restos, cuándo reparó en que había un casco entero en la otra punta del puerto. Un mayor escrutinio le reveló que en realidad era un barco completo, aunque con los mástiles derribados, camuflado entre los restos.
El barco se hallaba muy cerca del muelle. Con una tablón que hiciera de pasarela de unos cinco metros podrían llegar. No parecía un navío muy grande, pero suficiente para llevar a unas quince personas, aunque algo apretadas.
Llamó la atención de sus compañeros y les señaló su descubrimiento. Justo cuándo todos se giraban hacia allá, vió un movimiento en la cubierta. Unas figuras poco definidas se pusieron en pié. Parecían ser cuatro o cinco, aunque podía haber más ocultos. Todas parecían ir encapuchadas, ocultando sus rostros.
De golpe, una de las figuras se acercó por la cubierta,y apoyó un pié en la barandilla de babor. Lucía una brillante sonrisa.
-Vaya, vaya -dijo suficientemente alto para que le oyeran- ¿Qué tenemos aquí?
Altanïr puso unos ojos como platos. No se había esperado que estuvieran aquí. Ni siquiera que hubiera sobrevivido.
"Lucha por aquellos que has perdido, y por aquellos que no quieres perder"
Avatar de Usuario
Cirhian
Gran Maestre
Gran Maestre
 
Mensajes: 1201
Registrado: Vie Jul 21, 2006 2:39 am
Ubicación: Nirvana

Re: Partida: La peste de Kitampri

Notapor elric » Mar Mar 25, 2008 4:40 pm

Por segunda vez en aquellos pocos dias Lusio apuntaba su arco contra los otros Pashkriri rivales del clan de Altanïr.

Ninguno de los componentes de los dos grupos se movió.
Allí estaban apuntandose con arcos, ballestas y todo su arsenal de armas arrojadizas.

"Por favor" dijo Lusio. "Dejemos atras nuestros problemas personales o nunca conseguiremos salir de aqui"

"Pensadlo" añadió, aunque no tenia mucha confianza en el resultado que fueran a tener sus palabras.
Avatar de Usuario
elric
Aspirante
Aspirante
 
Mensajes: 147
Registrado: Lun Oct 29, 2007 12:42 am
Ubicación: jerez (cadiz)

Re: Partida: La peste de Kitampri

Notapor Dolmatus » Sab Mar 29, 2008 12:56 pm

Karlat sintió como la tension iba en aumento a medida que se reconocian los unos a los otros. Algo en su interior (curiosamente si imaginaba que sería) le decia que no iba a haber un intercambio de abrazos entre esas dos bandas, ahora bien, todavia no habian hecho una declaracion de intenciones de atacarse.

Tal vez consiguieran zarpar sin que hubiese mas derramamiento de sangre. Pero solo por si acaso, Aferró el bastón rematado en cuchillas y se preparó para lo que pudiese pasar... sobre todo desde que el anciano le dijo en sueños que tendria que morir para ser mas poderoso aun.
"Os digo que no he muerto , ! todavia no me han enterrado!"
"Arg! un zombi que habla! por los dioses , matalo!"
(Schaff , Splacht)
(Dolmatus , tras la batalla de la Roca de Sangre ...)
Dolmatus
Ibtahán
Ibtahán
 
Mensajes: 175
Registrado: Dom Ene 07, 2007 12:02 am
Ubicación: Nahupirgos (3,141628 ...)

Re: Partida: La peste de Kitampri

Notapor Cirhian » Mar Abr 08, 2008 10:36 pm

-¿Qué leches vamos a hacer ahora?

Los dos grupos armados se apuntaban con sumo cuidado, sin salir de la cobertura. Los Saetas Negras del Barco tenían la barandilla del barco y varios montones de escombros para ocultarse. Los otros habían corrido tras lo que parecían ser los restos de unas cuantas barcas.

Habían desmontado a Cirhian del caballo y lo habían tumbado en el suelo con sumo cuidado, con la cabeza en un hueco que le permitía observar a los del navío con relativa seguridad.

Jadeando, pensó en un plan de ataque o de huida. No creía que pudiesen escapar, ni siquiera cubriéndose entre los escombros: Algun punto sin sitio para cubrirse encontrarían, alguna flecha acabaría por darles, varios de ellos moririan. No era factible.
Eso solo quedaba el plan ofensivo. Escurdiñó la zona lentamente, hasta que creyó dar con la solución. Sin volverse, les habló a los otros.

-Creo que sé lo que podríamos hacer. A ninguno de nosotros le va a gustar, pero a veces hay que joderse - dijo en voz baja - Bueno, el plan es este; Tú, Kyon, qué eres el que parece más ligero, te vas mo viendo entre los escombros cuánd...

Se vió interrumpido por un sonoro estruendo de maderos astillados. Todos se giraron, gritando sobresaltados, viendo que el suelo de madera se resquebrajaba bajo sus pies. Cuándo se calmó algo el temblor vieron que en la entrada del muelle, había una figura vestida con una extraña especie de capa gris que no dejaba ver sus rasgos, excepto una maníaca y lobuna sonrisa. Accentuó aun más la mueca al levantar ambos brazos con las palmas hacia bajo. Los bajó en un gesto brusco, como venciendo una resistencia a base de pura fuerza. Acto seguido, un nuevo temblor sacudió la plataforma en la que estaban. Un gran boquete apareció a su lado, arrastrando a un caballo y casi a Kyon con él.

Altanïr se intentó incorporar, más el personaje encapuchado seguía subiendo y bajando los brazos cada vez con más brusquedad. Ahora distinguía otro rasgo del ser: unos ojos inyectados en sangre y mirándolos debatiéndose entre la vida y la muerte. Los Saetas Negras le dispararon algo atemorizados. Las flechas se desviaron al llegar a dos palmos de distancia, menos una, que cogió al vuelo y desmenuzó entre sus manos.

Sin dejar su sonrisa, se giró a la posición de los que hacian inútiles esfuerzos por mantenerle alejado. Extendió el brazo en horizontal hasta la punta de los dedos. Se quedó unos segundos así, hasta que cerró la mano en un puño. Un boquete se abrió en el navío en que estaban los Saetas, hundiéndose en el casco y haciendo saltar astillas y pedazos.

Altanïr observaba lo ocurrido, totalmente paralizado. Intentaba moverse, pensar, idear algo... Pero todo era inútil. Sus compañeros estaban igual, incapaces de hacer nada ni de hablar. Faltarían pocos segundos para que murieran a manos de ese puto chiflado de sonrisa salvaje.

Mientras observaban impotentes, el tipo hizo como si estirara violentamente de una cuerda con el brazo del puño cerrado. El barco en que estaban los Saetas volcó de lado, arrastrado por una fuerza descomunal. Se oyeron alaridos y chapoteos, además de entrever figuras saltando al agua agitando los brazos a la desesperada.

El desconocido se giró hacia el otro grupo, sin soltar esa sonrisa maníaca y alargó los brazos hacia ellos. Altanïr creyó distinguir durante un segundo un resplandor metálico, fino casi como un alambre, viniendo de las manos del tipo. No pudo ver nada más. El suelo crujió y se abrió por completo tras la última embestida. Todos cayeron al agua entre pedazos de madera. Cayó de frente, sintiendo el impacto del líquido contra sus ya maltrechos huesos. Intentó girar la cara para respirar, pero descubrió que no podía. Dirigió una desesperada mirada a sus lados. Se veían los restos de una barca a sus lados, y comprendió co horror que le había caído encima. Se revolvió furioso, intentando de todas las formas sacar el rostro a la superfície, pero cada vez sus intentos eran menos vigorosos.

El tiempo pareció congelarse. Nadie había venido en su ayuda, y eso le hizo pensar que no debían estar en una situación mejor que la suya. Giró la cabeza a su derecha y vió un cuerpo inerte, flotando a la deriva boca arriba. La giró al otro y vió a Manjeda con el vientre atravesado por una viga de madera, con la mirada vacía, y una mancha roja diluyéndose entre el agua.
Creyó distinguir un movimiento enfrente de él. Casi no le quedaba aire, y los pulmones le ardían.
Vio a alguien que se hundía lentamente, en su embotado cerebro, delante suyo. Se le había caído encima un arcón de hierro, y luchaba furiosamente por sacarselo de encima. Al principio no lo reconoció, pero más tarde se dio cuenta de que era uno de sus compañeros. Era Karlat.
Altanïr alargó la mano intentando llegar hasta él. Karlat cada vez se revolvía con menos ahínco, y vió la mano que le tendían. Extendió su brazo intentando llegar al que le ofrecían.
Siguió hundiéndose, sin remedio. Altanïr sintió compasión de él. Al menos sus compañeros podrían recuperar su propio cadáver, no así con Karlat.

Sintió que su visión se enturbiaba. Ya le daba igual todo, pero pensar que moriría así, lejos de su familia y sin haber podido despedirse de nadie... Y sin haber llegado a nada.
Al recordar a su esposa, a su hija y a su hijo no pudo evitar una sonrisa. Les imaginó en su futura casa, sonriéndole, llamándole, abrazándole, riendo...
Si no hubiera estado bajo el agua se habrían visto sus lágrimas. Tosió y tragó agua, no pudiendo dar a su cuerpo el aire que necesitaba.

Lo último que logró ver fue la mirada de Karlat al fondo, mirándole con tristeza... pero sin desesperación, como compadeciéndose de él.

Se hundió en la negrura con la risa maníaca del hijoputa de la capa resonando en sus oídos.
"Lucha por aquellos que has perdido, y por aquellos que no quieres perder"
Avatar de Usuario
Cirhian
Gran Maestre
Gran Maestre
 
Mensajes: 1201
Registrado: Vie Jul 21, 2006 2:39 am
Ubicación: Nirvana

Re: Partida: La peste de Kitampri

Notapor Dolmatus » Mar Abr 08, 2008 11:24 pm

"... hay dias que es mejor quedarse en casa..."

Habia sido muy rapido, no era una flecha o una espada la que iba a acabar con el, sino un condenado arcón dentro de una red en la que se habia enganchado con toda la vorágine de sucesos. En vez de pensar en que iba a pasarle, su mente vagó por los fragmentos instantaneos de un minuto antes.

Un tipo extraño habia barrido el muelle, y todo debido a unos hilos finisimos en sus manos que brillaban como si de plata se tratasen. Ignoraba que existiese ningun metal que pudierse hacerse tan fino y duro, pero - y nunca le dolió tanto admitir algo - ahora mismo importaba un carajo , pues el arcón le estaba arrastrando poco a poco hacia el fondo del puerto. Y si la ausencia de aire no le mataba, sería el peso del agua lo que lo hiciese.

Ciego, pues no veia nada mas que el brillo del sol en la superficie, extendió una mano con la esperanza de que alguien le ayudase ... aunque pensandolo mejor , si alguien lo intentaba probablemente solo consiguiese ahogarse tambien... asi que se dejó arrastrar lentamente, arrullado por el sonido de las olas bajo el agua y acunado por la marea. hacia el sueño sin sueños.

==========================================================

"Eres un Necio..."
- ... cállate, estoy muerto, deja de incordiarme ... -
"Sigues siendo un necio ... no estás muerto, y esos argumentos de tan infinitesimal peso no te servirán para librarte de mi"
- ... bah -
"Tu mismo, pero creo que deberías concederme un poco del escaso tiempo que te queda si decides seguir asi"
- ... habla -
"Seré breve, si, tal y como dices, estás muerto, dentro de un tiempo muy breve pasarás a experimentar algo de lo que nadie ha vuelto... y menos tu o yo"
- ... bah -
"Pero si en cambio decides luchar, solo te digo que estoy dispuesto a ayudarte, aunque no te espera un camino facil, la verdad sea dicha"
- ... existe algun rayo de los tuyos que me quite el condenado arcón de encima , me de aire que respirar , impida que el agua me mate con su peso y además me salve de lo que quiera que sea que hay arriba ? ... si es asi me gustaria conocerlo la verdad. -

"Existe si , pero es mejor que lo veas por ti mismo, abre los ojos"

Sin aliento... metaforicamente hablando. Se encontraba dentro de una habitacion inmensa, y a su vez dentro de una jaula lo suficientemente grande como para retenerle. al otro lado de los barrotes, una serie de estanterias se alineaban una tras otra como una serie de centinelas de madera. Cada una de ellas tan repleta de libros que aqui y allá se veian pequeños montones de estos en el suelo , en aparente desorden. Desde su posicion solo podia alcanzar unos pocos volumenes. Y ni siquiera podia manipularlos debidamente (en caso de que se lo propusiese) debido a su posicion.

- Esto es altamente irregular, tendrías que haber entrado por tu propio pie , pero la situacion requirió de que doblegase tu mente y la trajese a "mi reino" - El viejo se encontraba ante el. Un segundo antes no estaba.
- ... explicame que pasa aqui - exigió - como me has sacado del agua y donde estoy ?

El viejo miró para otro lado. - sigues en el agua ... ahora estas dentro de tu cabeza ... bueno , mejor dicho , dentro de la syfron ... para ser breves , es la causa de todos los acontecimientos extraños que produces o sufres ... una inmensa biblioteca y sede de poder -

- No me entero de nada , que tal si me sacas de aqui ? -

Los dos se miraron fijamente - Estas seguro de querer salir? hace un momento querias seguir hacia adelante, hacia lo ignoto... yo en cambio te ofrezco la vida ... aunque no es exactamente como la conoces, pero creo que para una mente curiosa como la tuya será mucho mas gratificante.

- Sea pues ... sacame de aquí...

=============================================================

Abrió los ojos bajo el agua. Ahora veia mucho mejor, habia pasado una eternidad "dentro de su cabeza" ... pero al fin tenia la solucion. Estaba mentalmente preparado y ahora todo cobraba sentido. Si lo conseguia , viviría ... y si no , bueno , al menos se cobraria su venganza contra el tipo aquel, y de paso , borraría del mapa la ciudad de Kitampri.

"Y Narak ... y tal vez la Ola que desates llegue hasta Koras ... no estoy muy seguro de como será , pero se hará notar"

Tal y como el Maestro le habia dicho, no habia pasado mas que un instante brevisimo. Pudo ver a Altanir, su cara deformada bajo los vendajes, que se le habia caido con el agua. Aparte de una gran cantidad de madera flotando. Aunque no creia que fuesen un obstaculo, se puso manos a la obra. "Recuerda, el aire ya no es un problema, como el agua tampoco... solo evita morir".

- De acuerdo - articuló bajo el agua.

No salió ni una sola burbuja de aire de su boca.
"Os digo que no he muerto , ! todavia no me han enterrado!"
"Arg! un zombi que habla! por los dioses , matalo!"
(Schaff , Splacht)
(Dolmatus , tras la batalla de la Roca de Sangre ...)
Dolmatus
Ibtahán
Ibtahán
 
Mensajes: 175
Registrado: Dom Ene 07, 2007 12:02 am
Ubicación: Nahupirgos (3,141628 ...)

Re: Partida: La peste de Kitampri

Notapor Dolmatus » Jue Abr 10, 2008 2:11 pm

(Bueno , creo que me ha vuelto el "toque" ...)

El agua empezó a rugir como una bestia. Lusio, agarrado milagrosamente a un madero lo suficientemente grande como para aguantar a todos fue el primero en darse cuenta de lo que pasaba. Tras la inmensa salpicadura al caer Karlat al agua, arrastrado por el cofre. El agua no habia permanecido en calma mucho tiempo. Por la forma en la que se estaba *** esta, parecia que en su caida hubiera abierto un agujero hacia el fin del mundo y todo el agua se precipitase hacia este. Misteriosamente, la corriente en espiral no les atraia hacia el fondo , sino que los alejaba del vortice acuatico, a la vez que el agujero se iba agrandando y haciendose mas profundo.

" A este paso llegará hasta el fondo ... ". Y en ese momento se dio cuenta de lo sucedido. Por mucho que una persona normal no resisitiese mucho tiempo bajo el agua, los recientes sucesos le habian dado a pensar que Karlat no era alguien normal...

A poca distancia de el se encontraba Altanir vociferando algo rapidamente en Pashkriri a sus compañeros. poco mas allá, "El nuevo" se afanaba por llegar a tierra , con una calma y sangre fria que, vistas desde el punto de alguien que no estuviese luchando por su vida. Parecerian antinaturales. Pero el estaba como para pensar en esas cosas. Vio un borrón oscuro salir del agujero, lo siguió con la vista y pudo ver como Karlat descendia sobre un maltrecho bote (bueno , "descendía" no es la expresion, su cabeza impactó de lleno contra el tablón que se erguía en la proa, haciendo que el farolillo que colgaba de este cayese al agua)

"Lo siento, he calculado mal... viejo"
"Que no se repita, no te he iniciado en el Kalagor para que no sepas controlar tu poder debidamente" le replicó severamente.

Se incorporó (la cabeza le dolia un poco debido al testarazo , pero no parecia nada importante), miró a su alrededor y vio al tipo extraño subido sobre lo que quedaba del muelle de madera. Aparte de que su rostro era bastante extraño, mezcla de animal y humano, pudo ver con mas detenimiento los hilos con los que habia obrado tal estropicio. Aparte de todo esto pudo captar una miriada de detalles...

"Deja de deleitarte con el panorama y continua"

"Primero La gente" se concentró lo suficiente como para recordar el proceso.

Extendió las manos hacia el frente , con los dedos abiertos y estirados al maximo y canalizó la energia del aire hacia el agua. Durante un angustioso instante no vio nada, pero luego se complació brevemente al ver como los escombros y los cuerpos flotantes empezaban a moverse a una velocidad respetable hacia la costa. Mientras todo se movia , el concentró su voluntad en mantener el bote estático. Vio como Lusio le dirigia una mirada incredula mientras el y su madero se dirigian a tierra.

"y Ahora , el tipo ese ..."
"RECUERDA! tienes que ser rapido , si es lo que yo creo , mas te vale que no se recupere del primer golpe"

Esta vez no tuvo que recoger ningun tipo de energia, saltó del bote al muelle (esta vez estaba preparado para ello) y antes de empezar a descender extrajo toda la energia que consideró prudente de su propio cuerpo y aguardó a estar lo suficientemente cerca de el. No sabia como resultaria, pero esperaba cumplir las expectativas del Maestro.

El ser que estaba en el muelle se giró al sentir algo extraño en el aire, lo unico que pudo ver fue como todo se dirigía a tierra firme. Despues dejo la existencia atrás cuando, algo caido del cielo, le tocó.

"Me he pasado"
"Cierto... aunque lo has hecho bien para ser la primera vez ... creo"

Le habia administrado toda la energia que habia podido extraer de si mismo (ahora se encontraba tan agotado que yacia tumbado boca arriba junto al cadaver churruscado de "lo que quiera que fuese") y... a falta de una expresion mejor, lo habia asado por dentro... algo le decia - y no era la voz del viejo - que no podria repetir el truco muy a menudo, pero que por ahora habia estado bien ...

- Quien quiere carne de persona muy hecha ? - murumuró bromeando ... y se desmayó ... otra vez.
"Os digo que no he muerto , ! todavia no me han enterrado!"
"Arg! un zombi que habla! por los dioses , matalo!"
(Schaff , Splacht)
(Dolmatus , tras la batalla de la Roca de Sangre ...)
Dolmatus
Ibtahán
Ibtahán
 
Mensajes: 175
Registrado: Dom Ene 07, 2007 12:02 am
Ubicación: Nahupirgos (3,141628 ...)

AnteriorSiguiente

Volver a Rol

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado

cron